Caso Barrios Altos ayudó al proceso argentino

La abogada argentina Carolina Varsky, integrante del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), estuvo de paso por Lima como expositora del seminario “La justicia frente a los crímenes de lesa humanidad en el Perú y Argentina”, realizado en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. En diálogo con LA PRIMERA, Varsky destacó los avances del proceso peruano de investigaciones y sanciones a estos crímenes.

| 24 noviembre 2012 12:11 AM | Política | 2.5k Lecturas
Caso Barrios Altos ayudó al proceso argentino
El asesinato de Barrios Altos estremeció conciencia de latinoamérica
ENTREVISTA A CAROLINA VARSKY
2565

—¿Cómo observa el proceso de investigaciones y crímenes de lesa humanidad en el Perú?
—Yo pondero el proceso del Perú en tanto que yo creo que, como Argentina, es uno de los pocos países que está avanzando en la investigación de sus crímenes por medio de sus propios tribunales. Aun con las deficiencias que pudiera tener, creo que es importante para que la sociedad pueda ver que la propia justicia está en el país.

—Sin embargo, a veces desde dentro se observa más bien que se avanza poco. ¿En Argentina ha existido también esa misma sensación?
—Hubo momentos en Argentina en los que había una sensación de impunidad. Es cierto que desde la reapertura del proceso en el año 2000 a esta parte se avanzó muchísimo; y los números de imputados sobre procesos abiertos permite ver que se avanzó. Pero vemos que todavía falta mucho por hacer, y que quedan pendientes muchos juicios que involucran a muchas victimas y a muchos imputados.

—¿Qué coincidencias encuentra entre el proceso argentino y el proceso peruano?
—Para la Argentina, la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el caso peruano de Barrios Altos en el 2001 fue muy importante, porque fue una confirmación que este tipo de crímenes eran de lesa humanidad, y que no se podía alegar ninguna normativa de prescripción o amnistía. En Argentina existían leyes como las de Obediencia Debida (en las que los mandos medios no eran responsables por haber recibido órdenes de superiores) o Punto Final (que posibilitaba la prescripción de los crímenes), que quedaron derogadas gracias a esta acción de la Corte. Al mismo tiempo, es necesario destacar que tanto en el caso peruano como en el argentino se pudo investigar a los autores directos, y también a los mediatos, como fueron los casos de (Alberto) Fujimori y (Jorge Rafael) Videla, que eran aquellas personas que estaban detrás del escritorio y suscribieron un plan de exterminio de delitos de práctica sistemática.

—En Argentina existen organizaciones de víctimas como Madres de Plaza de Mayo, que han trabajado fuerte en la lucha contra la impunidad. ¿Cree que el Perú necesita algo parecido?
—No conozco mucho la sociedad peruana como para hacer una evaluación de si debe involucrarse más o menos en el tema, pero el movimiento de derechos humanos en Argentina ha sido un actor importantísimo y principal en el avance de estos procesos de justicia.

—Este año hay algunos hechos considerados como retrocesos en el proceso peruano: el fallo de Villa Stein y una campaña mediática por el indulto a Fujimori. ¿Qué se puede hacer para enfrentar y superar esos retrocesos?
—Todo proceso tiene idas y venidas, y mientras se mantengan el reclamo y la decisión de seguir investigando, no afecta que una persona pueda salir en libertad temporalmente. Esto también sucede en Argentina, donde muchos imputados por homicidio múltiple, que tienen condena a prisión perpetua, quedaron excarcelados hasta que la Corte resuelva. El asunto es que se mantenga la decisión de seguir investigando y tener la esperanza de que cuando un tribunal superior revise esa decisión, o cuando la condena quede firme, se pueda revocar esa excarcelación.


Víctor Liza
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD