Carnicero culpa a jefes

Telmo Hurtado, conocido como el “Carnicero de los Andes”, reconoció ayer parcialmente su responsabilidad en la masacre de Accomarca (Ayacucho), de 31 campesinos, el 14 de agosto 1985, al declarar ante la Sala Penal Nacional, en el penal Miguel Castro Castro.

| 10 abril 2012 12:04 AM | Política | 2.3k Lecturas
Carnicero culpa a jefes
Carlos Rivera dice que solo fue testigo de la matanza de los campesinos.
Telmo Hurtado jura que solo cumplió órdenes
2331

Señaló que solo fue testigo de las ejecuciones extrajudiciales y que recibió la orden del jefe militar Nelson Gonzales Feria de recoger picos y palas y preparar las fosas donde serían ultimados los campesinos a quienes llamó terroristas.

El exmilitar relató que los campesinos fueron llevados amarrados y encapuchados hasta las fosas y después ejecutados con armas con silenciadores.

Hurtado manifestó también que Gonzales Feria le ordenó realizar luego una labor de “limpieza” que consistía en la desaparición de testigos relacionados de la masacre de Accomarca y le ordenó “hacerse el loco” ante la comisión del Congreso que investigó la masacre para no involucrar en procesos penales a oficiales de alto rango.

ES UNA ESTRATEGIA
El director adjunto del Instituto de Defensa Legal, Carlos Rivera, indicó que Telmo Hurtado está usando la estrategia para que los jueces le apliquen una pena menos severa. “Yo creo que la estrategia de su defensa está encaminada a establecer un reconocimiento de su participación en los hechos criminales y a la vez proporcionar información particularmente relevante de su caso respecto a de dónde provinieron las órdenes para que este crimen se cometa”, aclaró.

Rivera remarcó que la sentencia por la masacre podría darse en aproximadamente ocho meses, porque está culminando recién las declaraciones de los acusados.

CRIMEN PLANIFICADO
Precisó que la confesión de Hurtado pone en evidencia que la masacre de Accomarca fue un crimen planificado y desarrollado por los altos mandos militares.

“El testimonio de Hurtado aclara que ese tipo de eventos criminales no fueron obra de un oficial de 23 o 24 años en un arrebato de locura, sino que fueron operaciones militares desarrolladas sobre la base de una planificación y sobre la base de la emisión de órdenes superiores de miembros del Estado Mayor y de la Segunda División de Infantería en Ayacucho”, argumentó.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD