Carlos Tapia: Ministro Urresti debería renunciar

Carlos Tapia exmiembro de la Comisión de la Verdad explica las funciones que cumplió la unidad de inteligencia a la que pertenecía Daniel Urresti cuando el periodista Hugo Bustíos fue asesinado por militares. Asegura que es imposible que Urresti no haya participado, ordenado o al menos tenido conocimiento de los hechos de sangre y se sorprende de que ahora pretenda negarlo. Dice que puede ser un buen ministro pero pide su renuncia.

| 04 julio 2014 04:07 PM | Política | 2.3k Lecturas
Carlos Tapia: Ministro Urresti debería renunciar
Tapia pide renuncia de ministro
Exmiembro de Comisión de la Verdad cree que Urresti estuvo al tanto de asesinato de Bustíos y no puede seguir al frente de un ministerio.
2343

—¿Podría explicarnos cuál era la función de la unidad operativa a la que perteneció Daniel Urresti?

—En los batallones existía una estructura de Estado Mayor. El S1 tenía que ver con personal. El S2 con inteligencia y contrainteligencia. El S3 con operaciones. S4 con logística y el S5 con las acciones civiles. La función del S2 en la lucha contraterrorista, era la de detectar, planificar, capturar y eliminar a los sospechosos de ser miembros de Sendero Luminoso, llevándolos al cuartel, donde muchas veces los torturaban y a veces los mataban, como ha quedado demostrado en el cuartel Los Cabitos. O hacer acciones ejemplarizadoras sobre ciertos personajes a quienes, disfrazados de civil, los mataban y dejaban en las calles para generar temor.

—¿Como en el asesinato del periodista Hugo Bustíos?

—Claro, fue una acción ejemplarizadora para eliminar a alguien que aparecía como obstruccionista de las acciones encubiertas del Ejército. Si hay un periodista que está investigando y se convierte en un obstáculo para las acciones encubiertas del Ejército en la lucha antiterrorista, entonces decidían eliminarlo.

—¿Era responsable de este trabajo sucio?

—¿Quién era el que le decía al jefe del batallón a quién se debía eliminar? ¿El de asuntos civiles? ¿El de logística? ¿El de personal? Claro que es el de Inteligencia. Si no sería un redomado imbécil. Lo botarían. No es cierto que el de Inteligencia se preocupa en ver el robo de las autopartes de los camiones del Ejército. La función de Inteligencia no es esa. Por lo tanto, las declaraciones que hace el señor Urresti (cuando habla de su desempeño como oficial de contrainteligencia) son para confundir a la gente.

—¿Urresti tenía que ver con la inteligencia operativa?

—Pero claro. Él participaba, consentía o acompañaba. Pero él siempre decidía. No puede ser que uno de sus subordinados, el capitán EP Amador Vidal, “Ojos de gato”, se despierte un día y diga: “Voy a matar al señor Bustíos”; y antes no le informe a su jefe. No, pues, eso no es cierto. Eso no sucede.

—¿No resiste el menor análisis la teoría de Urresti?

—Es una vergüenza que él niegue eso. No estaba mal su trabajo en el Ministerio del Interior, pero se trata de un crimen de lesa humanidad y ya no puede ser ministro.

—Sostiene que el caso fue de hace 20 años.

—Te pongo un ejemplo. En la matanza de Accomarca de 1983, el teniente Telmo Hurtado fue el que realizó la matanza de los 69 campesinos. El caso lo llevaron, en contienda de competencia a la justicia militar. Primero, lo absolvieron. Pero, después, revisaron eso. Igual que en este caso. A Hurtado lo sentenciaron y cumplió seis años. Y se quedó en el Ejército. Pero pasaron los años y, en Cajamarca, estaba en funciones y había pagado su condena. Y de nuevo los organismos de derechos humanos exigieron justicia. Y el Ejército facilitó su fuga y se fue a Estados Unidos. Y allí estuvo más de diez años. Pero a raíz del nuevo juicio lo capturan y lo traen. Y Telmo Hurtado empieza a hablar. Y revela las identidades de sus oficiales superiores, muchos de ellos con calificaciones muy buenas. ¿Y por qué habla Telmo Hurtado? Porque ya no tiene la protección del Ejército.

—¿Eso tiene similitud con el caso del asesinato de Hugo Bustíos?

—Es igual. Se realizó el juicio y condenaron a uno de ellos, a “Ojo de gato” (Amador Vidal) y no es que lo condenaron en 1988. Lo han condenado en el año 2011. Entonces empezó a decir la verdad. Y ahora, Urresti dice que su testimonio no vale, pero es igual al caso de Telmo Hurtado.

—Además, este tipo de delitos no prescriben.

—Así es. Lo que sucede es que los militares hacen espíritu de cuerpo y nadie habla, pero llega un momento en el que se quiebran y eso es lo que le ha sucedido en este caso.

—¿Ante ello, cómo quedaría la situación de Urresti?

—Daniel Urresti puede seguir siendo ministro del Interior, porque la Ley no lo impide: pero el problema es político. No es conveniente que una persona que tiene una acusación de haber violado los derechos humanos en alto grado sea ministro del Interior.

—¿Pese a que tiene una buena evaluación ejecutiva ministerial?

—Puede ser un buen ministro, pero es alguien que está encubriendo su participación en un crimen de lesa humanidad. Participó directamente o lo dirigió. Y, por lo tanto, tiene que asumir la responsabilidad moral, política y ética.

Henry Cotos / Javier Soto

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital