Careta humanitaria para una invasión militar USA

Cuando el Presidente quiere, somos un país camino al primer mundo; que va camino a “superar a Chile”, que ofrece su contribución para combatir el hambre en otros países; que se burla de las inversiones de tamaño minúsculo (200 o 300 millones de dólares, como ha dicho García) y que se postula para organizar las Olimpiadas; y también, cuando se le ocurre, somos tan menesterosos que por una ayuda de medio millón de dólares pea abrir tres pozos de agua, construir tres postas y reparar dos escuelas en Ayacucho, justificamos la entrada de mil soldados yanquis, con sus respectivas armas, a lo largo de cuatro meses.

| 28 mayo 2008 12:05 AM | Política | 1.1k Lecturas
Careta humanitaria para una invasión militar USA
El ministro de Defensa debe explicar invasión militar norteamericana.
Van más de 30 autorizaciones de ingreso de tropas norteamericanas al territorio Peruano.

Más datos

DATO

Para Mercedes Cabanillas y Giampietri, unos pozos y unas postas, bien valen dejarse invadir. ¿Qué otras regiones del país cambiarán unos cuantos dólares (para Ayacucho medio millón de dólares  es menos de un dólar per cápita) por miles de militares del nuevo “sólido norte” del gobierno aprista?
1173

Por lo menos eso es lo que Mercedes Cabanillas, Giampietri y otros han querido decirle el último viernes al país, cuando recababan autorización para el plan Nuevos Horizontes 2008, iniciado al día siguiente del debate, en su fase de “preparación”, y que continuará el 1 de junio con la entrada del primer contingente y culminará el 10 de septiembre, con la “desactivación del campamento”. ¿Es tan pobre el país o la región, que no tiene 500 mil dólares ni capacidad para realizar ­ocho modestas obras?

O todo esto es un pretexto para un debate tipo almirante Giampietri, quien muy agresivo dijo: ¿y por qué no pitean cuando viene ayuda de Venezuela o Cuba para atender deficiencias de la vista de personas mayores, o entran 350 bolivianos para asistir a la cumbre paralela?, como si fuera ­igual a recibir marines, aviadores y personal naval en la llamada “zona caliente” del país, donde operan el narcotráfico y los remanentes de Sendero Luminoso.

Entrenamiento y base militar
Según el dispositivo avalado por el Congreso, los plazos de permanencia tienen que ver únicamente con las fases del “entrenamiento”, estructuradas en forma escalonada. Harán su “trabajo humanitario” en los ratos libres o sirviéndose de personal complementario. Pero el gobierno no tiene la entereza de explicar por qué es necesario que nos “entrenen” los gringos, cuyas técnicas de acción vienen de probarse en Iraq; ni qué tipo de habilidades traen y por qué vienen armados.

La discusión sobre la “base militar de facto”, desarrollada, a partir de la denuncia de Ollanta Humala, los meses anteriores, con motivo de la ­aprobación de más de 30 resoluciones autoritativas de ingreso de militares gringos, salta ahora a un nuevo nivel cuando se admite que un campamento estará funcionando dentro de unos días en territorio nacional y que los militarés foráneos operarán en los distritos y caseríos incluidos en la actual “zona de emergencia”, como Yanama, Yanamilla y otros.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD