Canaán, un inversionista a la medida del gobierno

El nombre del dominicano Fortunato Canaán, aquel de nombre bíblico y ubicuo comportamiento, salió a la luz luego de la difusión de los primeros “petroaudios”, el 5 de octubre del año pasado. Las grabaciones difundían las conversaciones en las que el funcionario estatal Alberto Químper y el ex ministro Rómulo León Alegría hablaban de cómo coronar el “faenón” destinado a cobrar el “honorario del éxito” por la asignación de lotes petroleros a una empresa noruega.

| 28 octubre 2009 12:10 AM | Política | 571 Lecturas
Canaán,   un inversionista a la medida del gobierno 571

El presidente, autoproclamado como el gran promotor de las inversiones extranjeras en el Perú, resultó mencionado en los audios y su entonces jefe de gabinete Jorge del Castillo tuvo que admitir, con resignación, que ¡también el presidente! se había reunido con Canaán en Palacio de Gobierno. El lobbista internacional, lo revelaron las grabaciones telefónicas, había establecido toda una red de contactos con ministros y funcionarios de Estado para desarrollar en el Perú una serie de negocios, pero todos coincidentemente mediante el trato directo y sin utilizar los canales normales para los inversionistas que vienen de fuera como son nuestras oficinas comerciales o la atención a convocatorias internacionales.

El dominicano llegó al Perú con todo un portafolio de proyectos para desarrollar infraestructura en salud, penales, vehículos policiales, exploración petrolera y gasífera, negociando con la persona indicada del gobierno, dirigido por su entonces empleado, el ex ministro aprista de Pesquería, Rómulo León Alegría, y sus excelentes relaciones en el segundo régimen del partido de la estrella.

Alan García, según lo revelaron investigaciones periodísticas, recibió en Palacio de Gobierno a Canaán, por gestión de Peggy Cabral, periodista y dirigente del Partido Revolucionario Dominicano, partido “hermano” del APRA.

La suite del Country

En su momento, el destape de los “petroaudios” fue considerado el más grande escándalo de corrupción del segundo régimen de García, pero los detalles pusieron en evidencia a funcionarios del gobierno, en el aparente afán de hacer negocios por debajo de la mesa con Canaán. No dudaron en visitar la suite que había contratado el lobbista dominicano en el Hotel Country Club de San Isidro, para hablar de los jugosos negocios que buscaba Canaán. Por allí desfiló no sólo la mitad del gabinete Del Castillo, sino también funcionarios de empresas estatales, autoridades regionales e insospechados personajes.

Visitaron la famosa habitación del Country el propio Jorge del Castillo, los entonces ministros Luis Alva Castro (Interior), Hernán Garrido-Lecca (Salud), la secretaria de Alan García, Mirtha Cunza, y el secretario de Palacio, Luis Nava. La ministra de Justicia, María Zavala, lo recibió en la sede de su ministerio, y el ex ministro de Salud, Carlos Vallejos, también conversó con el dominicano.

La revelación de los “petroaudios” provocó la caída del gabinete Del Castillo, reemplazado por el presidente regional de Lambayeque, Yehude Simon. Los hechos revelaron después que también Simon había acudido a la suite del Country, interesado, según dijo, en posibilidades de inversión de Canaán en su región.

El dominicano reforzaba sus negociaciones con regalos como el costoso reloj que dice haber entregado a Garrido-Lecca, y los que habría ofrecido también a la ministra Zavala, quien admitió haber recibido una joya modesta, y al propio García.

Un año después, la sinuosa investigación fiscal y judicial ha llegado a un punto ciego en que las responsabilidades entonces evidentes y conducentes a la cima del poder palaciego parecen ahora diluirse, en opinión de analistas entendidos del caso.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD