Cambios al Código Penal contra delincuencia no son la solución

Mientras no se erradique la corrupción en el Ejecutivo, el Poder Judicial y la Policía Nacional, las recientes modificaciones al Código Penal para aumentar las penas a los reincidentes y extender el plazo de detención en flagrante delito, serán medidas “efectistas, demagógicas” e inútiles que no acabarán con la inseguridad ciudadana, coincidieron en señalar dos ex ministros del Interior.

Por Diario La Primera | 21 ago 2010 |    
Cambios al Código Penal contra delincuencia no son la solución
La delincuencia no disminuirá si continúa la corrupción en entidades administradas por el gobierno.
Ex ministros del Interior advierten que inseguridad campeará, mientras se mantenga la corrupción en las entidades del Estado.

Más datos

DETALLE

Este jueves, el Parlamento aprobó, por unanimidad, sendos dispositivos legales que modifican el Código Procesal Penal y amplían a -24 horas- el plazo de detención policial, sin mandato judicial, para quienes sean descubiertos en flagrante delito; además del incremento de penas para la reincidencia en delitos graves hasta llegar a la cadena perpetua.

Fernando Rospigliosi, recordó, a modo de ejemplo, que muchos narcotraficantes y delincuentes de alto vuelo salen de las cárceles antes de cumplir el tiempo de sus condenas, precisamente porque existen autoridades judiciales, policiales y penitenciarias que así lo facilitan.

“Hay un Comité del Ministerio de Justicia que tiene que aprobar la salida de los delincuentes y, luego, un juez tiene que darle el pase. Entonces, no es que tengan que salir porque hay una Ley. Salen porque las autoridades lo permiten. Nada está cambiando y no se ha dicho una sola palabra sobre el problema fundamental, que es el de la corrupción en las instituciones encargadas de combatir el delito”, subrayó.

En ese sentido, Rospigliosi advirtió a LA PRIMERA que estas medidas son aisladas y no están enmarcadas dentro de un plan integral de seguridad interna.

“Son medidas demagógicas. El aumento del tiempo de la flagrancia del delito ya se hizo hace siete u ocho años, aproximadamente, y ahora vuelven con lo mismo. Son cuentos orientados a engañar a la opinión pública y hacer creer que se está haciendo algo, pero no se está haciendo nada”, enfatizó.

Asimismo, cuestionó la irresponsabilidad del Ejecutivo y el Legislativo por dictar dispositivos sin preocuparse en asegurar su debida aplicación, como es el caso de reducción de los beneficios penitenciarios. “Ello implica que hay que construir más cárceles, ya que actualmente existe una sobrepoblación alarmante de reclusos. No tienen la menor idea de lo que va a ocurrir, ni les interesa tampoco las consecuencias de sus acciones”, anotó.

Por su parte, Remigio Hernani indicó que si bien la norma que extiende a 24 horas el plazo para la detención policial en casos de flagrante delito ayudará débilmente a paliar el déficit de seguridad, no resuelve el problema.

“La solución es que la Policía cumpla a cabalidad con su función y mantenga actitud. Y para que ello ocurra, es necesario disponer de una institución dotada de todos los medios que correspondan. Tener sueldos decorosos, un liderazgo claro y transparente, así como la logística pertinente”, puntualizó.

Hernani coincidió igualmente en señalar que la corrupción en todos los niveles de la Policía, especialmente en los altos mandos, es otro factor que harán inútiles todos los intentos de aplicar normas restrictivas para frenar el accionar de los delincuentes y del delito. “Muchos generales son vinculados con hechos ilegales y aparecen en la prensa”, detalló.

Del igual modo, concordó en que el gobierno, y los que lo han antecedido, han carecido de una política de seguridad ciudadana, “ya que si la tuviesen se habrían contemplado estas taras que estamos manifestando”.

A su turno, la defensora del Pueblo, Beatriz Merino, estimó también que la aplicabilidad de los dispositivos aprobados por el Parlamento dependerá -en buena medida- de una nueva política en materia penitenciaria. “Lo más importante es que los jueces, fiscales y policías cuenten con las herramientas para sancionar con firmeza la reincidencia y la habitualidad”, apuntó.

Javier Soto
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.