Cada día se cometen más de 100 robos en la capital

En las calles de Lima campea el delito, con más de 100 robos y hurtos por día, mientras los recursos del sector Interior, que en los últimos años han sido incrementados año tras año, solo han servido para despertar las ambiciones de malos funcionarios que prefieren lucrar antes que equipar mejor a la policía en la lucha contra el crimen.

Por Diario La Primera | 25 jul 2010 |    
Cada día se cometen más de 100 robos en la capital
La violencia sigue creciendo mientras las autoridades no atan ni desatan.
Inseguridad de la capital hace correr a los provincianos.

Una reciente estadística muestra que el peligro en las calles va en aumento sin que el Ministerio del Interior, como ente director de la Policía Nacional, haga su trabajo por controlar esta situación. En los tres primeros meses de este año, el Ministerio del Interior reporta que han sido denunciados más de 10 mil robos y hurtos (en diversas modalidades) en Lima, mientras que en Callao ocurrieron otros 1,426 delitos similares. El mismo informe reporta que la mayoría de ellos ocurrió en el distrito de San Juan de Lurigancho (1,338), seguido por San Juan de Miraflores (704), Miraflores (647), Chorrillos (657) y San Miguel (546). En el cercado del Callao hubo 933 hurtos y robos diversos.

A este respecto, el ex ministro del Interior, Fernando Rospigliosi, acusó al gobierno de abandonar la lucha contra la delincuencia y permitir que el orden público se convierta en “un desastre”, a pesar del significativo incremento del presupuesto del sector.

Y es que en el año 2006 el presupuesto del Ministerio del Interior era de 3,874,446 nuevos soles y, en 2010 ha subido a 4,982,132 nuevos soles, es decir un incremento de casi el 30%.

Mientras que en ese mismo lapso, sólo en Lima las denuncias por robos y hurtos han tenido el siguiente comportamiento: 43,916 en 2006; 37,833 en 2007; 36,749 en 2008 y 38,627 en 2009. En los dos últimos años el incremento es notorio.

Rospigliosi dijo a LA PRIMERA que al gobierno “simplemente no le interesa” luchar contra el crimen, ni prevenir los conflictos sociales, ni nada. “Todo es un desastre. El orden público es un desastre. Hay una enorme deficiencia, corrupción y muchos muertos”, sintetizó.

Enfatizó su apreciación al señalar que ahora somos los primeros exportadores de hoja de coca, porque no hay lucha contra el tráfico de drogas. “En todo terreno, todo esto está cada vez peor”.

No sirve de nada
“Un pilar fundamental de la lucha contra la delincuencia es la policía”, opinó Rospigliosi y está “atravesada por la corrupción y la ineficiencia”. Criticó las últimas compras de equipos y vehículos, varias de ellas fallidas, del Ministerio del Interior, “porque no sirve de nada, si no hay una reforma en la policía, si no hay calidad en la policía. Esto no sirve para combatir la delincuencia”, reiteró.

Dijo que por eso lo primero es la lucha contra la corrupción, terminar con la complicidad, con el espíritu de cuerpo que tanto daño le hace a la Policía Nacional. Lamentó, también, que haya dejado de funcionar la oficina anticorrupción que dejó instalada cuando fue ministro del Interior y también que la calidad del agente policial haya desmejorado. “La Policía Nacional no está en capacidad de mantener tantas escuelas (en todo el país), porque de allí salen hornadas de policías sin preparación, con una capacitación totalmente deficiente”, indicó.

Provincianos
La inseguridad es el principal factor que parece haber frenado la inmigración de provincianos a Lima. La gran mayoría de ellos descartan emigrar a Lima, debido a que consideran que la metrópoli es “muy insegura” (58%) y “muy grande y caótica” (42%), según una encuesta del Instituto de Opinión Pública de la Universidad Católica.

La sensación de inseguridad entre la población ha subido exponencialmente, en especial por la gran cantidad de robos, hurtos, secuestros, asaltos y otros delitos que a diario son cometidos, sin que las autoridades puedan parar esta ola delictiva que lleva varios años en ascenso.

Para el antropólogo Teófilo Altamirano esta percepción de los provincianos respecto a Lima es alimentada por los medios de comunicación, en particular la televisión que antes “mostraba las supuestas bondades de Lima (...) ahora muestran con más realismo la enorme inseguridad y violencia cotidiana”, reseñó.

Susana Grados Díaz
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.