Barriendo la casa

Alguna razón debía existir para que alguien tan irrelevante como el señor Garrido K, se convirtiera en director de uno de los diarios del grupo “los Comercios”. Ni en sus titulares ni en sus columnas se podía encontrar una respuesta. Pero el caso Giacosa parece estar dejando claro que el encargo es preparar a Perú 21 para la operación política del año 2016.

| 30 noviembre 2013 06:11 AM | Política | 2.9k Lecturas
Barriendo la casa
Barriendo la casa
2986

La PrimeraDice Garrido que los sistemas con que ahora cuenta la Corporación permiten detectar los porcentajes de copia o plagio que contienen los artículos que les son enviados para su publicación, y que debido a esto pudieron saber que Giacosa se apropiaba de ideas ajenas.

Me he tomado el trabajo de leer las notas que Perú 21 señala como copiadas y las columnas del periodista argentino, y llego a dos conclusiones: (a) hay textos de redacción parecida que describen hechos (realización de reuniones, asistencia, estadísticas); (b) hay textos entrecomillados en los que a veces no se ha mencionado la fuente.

¿Puede derivarse de allí que Giacosa es un inmoral o delincuente (como dice el editorial de Garrido) y usar el peso de la maquinaria mediática de los Miró Quesada para intentar aplastarlo? Pienso que no. Perú 21 ha evitado citar las ideas “robadas” por el periodista y ha hecho publicaciones en letra chica para evitar el contraste de textos.

Pero en lo que sí ha insistido es en el porcentaje que dicen les están botando su software milagroso. Entonces nadie vaya a pensar que el cese de la columna donde se explicaba la ley de medios argentina (que enfrenta la concentración de propiedad) en una posición claramente opuesta a la de El Comercio y sus satélites, haya tenido ingredientes políticos.

Por ahí se menciona además que a Rosa María Palacios la echaron de un portal de Internet, también vinculado a la gran familia, en coincidencia con ser una de las firmantes de una demanda reclamando que los jueces establezcan cuándo se incurre en “acaparamiento de medios”, que la Constitución dice que no está permitido.

Otra versión que llega es que uno de los diarios chicha del grupo Epensa dejaría de publicarse, obviamente por estar en situación redundante. Y es posible que necesiten otro Garrido para eliminar personal sobrante. Esto, por supuesto, es solo el comienzo de la etapa más avanzada del cuasi monopolio mediático que hemos empezado a vivir desde hace algunos meses.

A dos años de las elecciones presidenciales, que al decir de Fritz Du Bois son el motivo de fondo de las grandes movidas mediáticas y empresariales del 2013, se insinúa una tendencia a aumentar el control sobre el paquete de medios que ahora se centralizan en una misma mano. El tema principal por ahora es, sin embargo, que no se hable de la concentración en la casa de los concentradores.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital