Barco de mafia tragado por mar

A pesar que los periodistas de LA PRIMERA no fueron impedidos de ingresar a la bahía del Callao con el falso argumento de que era zona militar, hemos podido confirmar con datos del muelle que el barco carguero Siemne, que hasta hace unos días se reportaba en peligro de hundimiento, finalmente zozobró llevándose al fondo del mar una parte de la historia de la mafia de los petroaudios, junto con una cantidad de remanentes de gas que podrían representar un peligro de explosión.

Por Diario La Primera | 21 jul 2009 |    
Barco de mafia tragado por mar
Hundimiento traería graves problemas de contaminación.
Polémico buque de empresa que ayudó Rómulo León finalmente desapareció.

Más datos

DETALLE

Al juez Barreto habría que trasladarle la pregunta ya que según parece todavía no entiende las graves consecuencias que se derivan de los diálogos telefónicos a través de los cuales Rómulo León manejaba buena parte de la política de inversiones de este gobierno.

El barco estaba abandonado desde enero, cuando salió a la luz el segundo paquete de grabaciones de las siempre sabrosas conversaciones de Rómulo León, y se supo que la importación de dos embarcaciones de origen italiano, por el consorcio chileno-peruano Making-Chartchill-Sease, para el traslado de gas licuado de petróleo GLP, de Talara al Callao, desde las refinerías de Petroperú, había respondido a una maquinación entre el grupo de lobbistas del APRA que funcionaba en innumerables campos, con la gerencia y otros altos funcionarios de la empresa estatal para asegurarle el contrato por este servicio.

León y Abel Salinas conversan en uno de los audios sobre la anulación del concurso que ya tenía ganado la empresa peruana Transgas, que desde 20 años antes cubría el servicio. Supuestamente los ex ministros promovían a una empresa dirigida por jóvenes de mentalidad moderna, dispuestos a invertir para una modernización del transporte del combustible. La verdad, como queda demostrado, es que se metieron en un juego aventurero para conseguir como sea los documentos de contrato y con ellos poder obtener los barcos. Cuando todo fracasó porque se descubrió el lado doloso, los jóvenes emprendedores se olvidaron del negocio y dejaron los barcos al abandono.

Hace un mes se reportó de una colisión del barco Azzurra, también de propiedad del consorcio, con una embarcación pesquera, dejando al carguero inutilizado. Ahora la noticia es que en unos cuatro días el Siemne se hundió, probablemente porque se fue produciendo una entrada de agua que nadie percibió a tiempo y que en determinado momento hizo irreversible el naufragio. La pregunta es ¿quién va a responder por el daño creado, que en su versión menos mala equivale a aumentar los desechos y la contaminación de la bahía, y en la más grave a generar un riesgo de que se produzca una explosión por el combustible acumulado?

Raúl Wiener
Unidad de Investigación


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.