Baraybar desnuda informe de peritos

El director del Equipo Peruano de Antropología Forense (Epaf), José Pablo Baraybar, continuó con sus críticas al perito Derrick Pounder, autor del tercer peritaje del gobierno, al señalar que su afirmación de que el emerretista Eduardo Cruz Sánchez “Tito” no fue ejecutado tras el rescate a 72 rehenes de la embajada de Japón, corresponden al cumplimiento de un contrato con el Estado.

Por Diario La Primera | 13 jul 2012 |    
SOBRE MUERTE DE “TITO”

Consideró que las aseveraciones de que “Tito” murió por dos balazos, en combate y a manos de un francotirador, son osadas, e ironizó que en su informe Pounder quisiera demostrar que estuvo personalmente el 22 de marzo, día de la operación Chavín de Huántar, en la embajada de Japón.

“Por lo visto, Pounder, a diferencia de todos los demás peritos, estuvo en la embajada durante la toma y puede explicar cosas que hacen tabla rasa de las declaraciones de policías y magistrados”, manifestó a LA PRIMERA.

“Me parece osado, por demás, sin olvidarnos de las granadas (antes era una, ¿ahora es más de una?), 12 años después. Asumo que esas conclusiones eran parte de su contrato. Eso deberá aclararlo él”, agregó.

Sobre la conclusión del perito galés de que “Tito” habría recibido una bala más, por haberse encontrado dos agujeros en el ribete del cuello de su polo, Baraybar explicó que los referidos orificios son parte de la entrada de la misma bala que atravesó su cerebro y no de dos.

“Esto se corrobora por el orificio en el polo que, al tenerlo en la pretina del cuello y al ser doblado, genera dos orificios si es que la pretina se extiende. Por tanto, el orificio en el polo y la entrada del proyectil coinciden”, expresó.

Respondió, de otra parte, a los cuestionamientos al peritaje que realizó en el 2001 junto a Clyde Snow por no precisar el punto exacto de entrada de la bala que fulminó a “Tito”.

“En nuestro reporte se desconoce el punto exacto de entrada de la bala porque ocurrió en tejido blando y, tras la exhumación, no había cuello, sino un esqueleto. La bala, después de penetrar el cuello, llegó al hueso, en la primera vértebra cervical y sale por el lado derecho. Lo de la oreja izquierda los peritos del Estado lo estarán sacando del reporte de la policía que vio el cráneo de “Tito” antes que se terminara de reconstruir”, afirmó.


Henry Campos
Redacción

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.