Bambarén enfrenta a cardenal Cipriani

Monseñor Luis Bambarén, expresidente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), emplazó a su actual titular, Salvador Piñeiro, por apoyar al cardenal Juan Luis Cipriani en el conflicto en torno a la Universidad Católica y negó que su posición en el tema sea la de la Iglesia.

Por Diario La Primera | 23 ago 2012 |    
Bambarén enfrenta a cardenal Cipriani
Carta de Monseñor Bambarén pone en su sitio a pretensiones de Cipriani.
Critica a Conferencia Episcopal por apoyar a cardenal Cipriani en conflicto por la Universidad Católica. “Estamos perdiendo la mejor Universidad del Perú”, advierte.

Más datos

DIFERENCIAS

Según la activista de derechos humanos, la carta de Bambarén “muestra diferencias de opinión dentro de la Iglesia, y quizá esto pueda ser recibido por El Vaticano para que repiense el asunto”.

En una carta que dirigió a Piñeiro el pasado 15 de agosto, y que fue difundida recién ayer en las redes sociales de Internet, Bambarén expresa que sintió “una profunda pena” al conocer el contenido del comunicado de la CEP respaldando al Arzobispado, algo que calificó como “lamentable y penoso”.

El obispo emérito de Chimbote afirma que los integrantes del Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal “no solo han hecho causa común con el arzobispo de Lima, sino que han asumido su problema y sus intereses como propios”.

También sostiene que con esto “no han valorado el daño que ya está hecho a una numerosa porción de la grey del Señor”.

Tras reafirmar su “obediencia y fidelidad plena al Vicario de Cristo y a nuestra Iglesia”, manifiesta al mismo tiempo su discrepancia con una posición de fidelidad al Gran Canciller (Cipriani) y de “sometimiento de toda nuestra Conferencia a su conducción en el caso de la PUCP”.

CRISIS
“Lo que era un problema local entre el Arzobispo (Cipriani) y la PUCP, ha pasado a ser de la Iglesia, que antes fue marginada y ahora es instrumentalizada en daño del pueblo de Dios. Estamos perdiendo la mejor Universidad del Perú”, sostiene.

También cuestiona que el caso haya sido reducido “al ámbito canónico y legal, pero se olvidan de su repercusión pastoral”. “No somos legisladores, sino pastores”, recuerda.

Bambarén cuestiona el hecho mismo que la CEP haya emitido un comunicado. “¿Era necesario el ‘comunicado’? ¿No hubiera sido mejor y suficiente una reunión de la Presidencia de la CEP con el Rectorado de la PUCP?”, se pregunta.

En otro pasaje de la carta a Piñeiro, Bambarén expresa sus críticas a la situación actual de la Iglesia Católica en el país, reflejada en el alejamiento de los fieles de las congregaciones, debido a que “muchos sacerdotes han perdido el celo apostólico, se instalan en sus despachos con horarios de atención, pero están lejos del pueblo de Dios”.

“Esto es lo prioritario y debe dolernos y preocuparnos a los Obispos (…) Parece que nada de esto se ha tenido presente para sopesar las repercusiones pastorales del comunicado. Más que la Universidad, pierde nuestra Iglesia”, expresa.

Finalmente, Bambarén deja constancia que esta misiva “no es reservada, carácter que sí tiene otra que envió al cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano, sobre la controversia por la Universidad Católica.

VOCES DIVERGENTES
La secretaria ejecutiva de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, Rocío Silva Santisteban, expresó que es importante que monseñor Bambarén haya expresado su punto de vista discrepante sobre el conflicto en la Universidad Católica, “para que no se perciba que hay una sola posición en la Iglesia” sobre este asunto.

En ese sentido, destacó que los jesuitas, a través de su Principal en el Perú, monseñor Miguel Cruzado, hayan expresado antes “en una carta muy mesurada” su preocupación por el conflicto y dado algunas sugerencias para resolverlo. “Están planteando que el tema no es de una universidad, ni de los bienes, ni del arzobispo, va mas allá”, señaló.

Agregó que dentro de la Iglesia y en la Universidad Católica, existen algunas voces “que son muy críticas en relación a la posición oficial del Vaticano” con respecto a este conflicto.


CARTA DE MONSEÑOR LUIS BAMBARÉN

Lima, 15 de agosto de 2012

Excelentísimo Monseñor
SALVADOR PIÑEIRO GARCÍA-CALDERÓN
Presidente de la Conferencia Episcopal
Presente.-

Muy apreciado Hermano y Amigo:

Estando en Pariacoto del 7 al 10 de agosto para la celebración del Vigésimo Primer Aniversario del Martirio de nuestros Misioneros Franciscanos Conventuales Miguel y Zbigniew, tuvimos una profunda pena al conocer el lamentable comunicado del Consejo Permanente.

No solo es lamentable y penoso en su contenido, sino que nos duele por el daño que se hace a miles y miles de jóvenes y fieles que se sienten decepcionados de sus Obispos y afectados en su pertenencia a la Iglesia. Ustedes no solo han hecho causa común con el Arzobispo de Lima, sino que han asumido su problema y sus intereses como propios de la CEP

No han valorado el daño que ya está hecho a una numerosa porción de la grey del Señor, que se sienten hoy como “ovejas sin pastor”.

Obediencia y fidelidad plena al Vicario de Cristo y a nuestra Iglesia, SÍ. ¡Yo por esto daría la vida! Pero fidelidad al Gran Canciller y sometimiento de toda nuestra Conferencia a su conducción en el caso de la PUCP, NO.

Repito: lo que era un problema local entre Arzobispo y PUCP, ha pasado a ser de la Iglesia, que antes fue marginada y ahora es instrumentalizada en daño del pueblo de Dios. Estamos perdiendo la mejor Universidad del Perú.

El caso lo reducen ustedes al ámbito canónico y legal, pero se olvidan de su repercusión pastoral. NO SOMOS LEGISLADORES, SINO PASTORES. ¡Gran responsabilidad!

Muchos nos preguntamos ¿era necesario el “comunicado”, no hubiera sido mejor y suficiente una reunión de la Presidencia de la CEP con el Rectorado de la PUCP?

Nuestras comunidades y parroquias se están desangrando no solo por esto, sino porque muchos sacerdotes han perdido el celo apostólico, se instalan en sus despachos con horarios de atención, pero están lejos del pueblo de Dios. En cambio, las sectas están activas, van casa por casa robando las ovejas de Jesús. Crece la indiferencia religiosa. Los jóvenes se alejan. Cada día son menos los que frecuentan en sus parroquias la Misa dominical, etc., etc. Conozco parroquias en que el 50% ha dejado la Iglesia. Una profesora me contaba que a comienzo de año pidió a sus alumnos que levantaran el brazo los que eran católicos. ¡De 28 solo 2! En muchos colegios casi la mitad de los niños y adolescentes ya no son católicos.

Esto es lo prioritario y debe dolernos y preocuparnos a los Obispos.

Parece que nada de esto se ha tenido presente para sopesar las repercusiones pastorales del comunicado. Más que la Universidad, pierde nuestra Iglesia.

¡Qué pena! ¡Me siento decepcionado!

Te ruego comunicar esta carta a los miembros del Consejo Permanente y a los demás Obispos. Esta carta no es RESERVADA como sí fue la que envié a Su Eminencia el Sr. Cardenal Tarcisio Bertone.

Solo me queda orar, orar, orar.

Que Dios les perdone, les ilumine y les acompañe.

Hermano en Cristo Jesús,


Firmado el original
Luis A. Bambarén Gastelumendi S.J.
Obispo emérito de Chimbote



Víctor Liza
Redacción


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.