Ataques empezaron cuando terminó con las coimas

La seguidilla de ataques contra la gestión de la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, que ha devenido en una campaña por su revocatoria, se empezó a orquestar en noviembre del año pasado cuando la comuna puso fin a los círculos que tenían que ver con el pago de “coimas”, señaló ayer la regidora Marisa Glave.

Por Diario La Primera | 07 jul 2011 |    
Ataques empezaron cuando terminó con las coimas
Glave habla claro sobre campaña de desprestigio.
Regidora de Lima, Marisa Glave, desnuda a los que propician revocatoria de alcaldesa limeña. Dice que actual gestión encontró un municipio debilitado.

En declaraciones a LA PRIMERA, la representante edilicia sostuvo que los ataques empezaron al día siguiente que el organismo electoral entregó las credenciales a la lideresa de Fuerza Social como vencedora de los comicios municipales sobre Lourdes Flores, de Unidad Nacional.

Para Glave, esta “campaña política de mentiras” contra Villarán se presentó con mayor énfasis cuando la nueva administración de la municipalidad capitalina puso coto a los círculos que tenían que ver con el pago de “coimas” y sacó a la luz los malos manejos de la administración anterior.

“Nosotros acabamos con el uso de tarjetas de recomendación en los trámites e hicimos cumplir la ley y resulta que por eso nos quieren poner contra la ley”, indicó.

Municipio carcomido
La regidora sostuvo que los ataques contra la alcaldesa provienen del exalcalde Luis Castañeda, así como de gente de su partido, Solidaridad Nacional, muy vinculada a él. “Se trata de gente acostumbrada a vivir en la impunidad, que tiene serios cuestionamientos y denuncias por corrupción”, afirmó.

Glave refirió que el hecho de tener la alcaldesa una actitud contraria a la impunidad y a la corrupción le han hecho ganarse enemigos que no toleran esa conducta.

La regidora de Fuerza Social sostuvo, asimismo, que cuando su agrupación tomó el control del municipio, encontró una institución muy débil y con graves problemas.

“Hemos encontrado una municipalidad carcomida por dentro, que tenía una debilidad institucional muy fuerte, con gerencias atrofiadas, porque se había entregado todo el poder de ejecución a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Organización Internacional de la Educación (OIE)”, apuntó.

Falló publicidad
De otro lado, Glave dijo no entender los constantes ataques en contra de la alcaldesa Villarán, a pesar de ser una mujer que trabaja a tiempo completo.

Agregó que tal vez fue un error de la nueva administración edil cortar la publicidad que la municipalidad contrataba en los medios de comunicación y dedicar ese dinero a obras para la población.

“Cortamos la publicidad y de repente fue un error eliminar el gasto de la municipalidad en publicidad; dijimos esto no puede ser porque el dinero se debe gastar en proyectos para los vecinos”, anotó.

Añadió que el municipio confió en la madurez de la prensa para ayudar a difundir las obras realizadas y “eso no ha ocurrido”, concluyó.


Helio Ramos
Redacción

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.