Ataque al Movadef

La captura de dirigentes del Movadef despierta sospechas, no respecto de Sendero Luminoso, sino respecto al gobierno de Ollanta Humala y Nadine Heredia. Permite afirmar que, si no es un torpe recurso psicosocial, puede ser el preludio de una vasta represión macarthista.

| 14 abril 2014 03:04 PM | Política | 2.1k Lecturas
Ataque al Movadef
Enredo de la redada
Por: César Lévano
2151

Las acusaciones contra el grupo apresado son fruto, dicen las autoridades, de dos años de investigación. ¿Qué ha descubierto tan denodado esfuerzo? Que los apresados son senderistas. Gran cosa. Eso lo sabía hasta la cándida Eréndira.

Otra revelación contra los presos es que recibieron dinero del narcotráfico a través del senderista “Artemio” que operaba en el Alto Huallaga. También eso era sabido, desde antes de que “Artemio” fuera alojado en la Base Naval.

En suma, nada nuevo bajo el sol recalcitrante de Lima.

Los senderistas apresados no habían cometido, según la información oficial, ningún acto terrorista. Lo que buscaban era, en todo caso, amnistía para Abimael Guzmán y sus otros compañeros presos e incorporarse a la actividad política legal.

El abuso cometido contra ellos puede tener un efecto de bumerán, al suscitar rechazo contra una arbitrariedad.

Lo más grave, a mi parecer, es que la maniobra oficial bien puede ser signo precursor de una oleada marcarthista. Recordemos que en América Latina hay, por orden superior, una campaña contra las fuerzas del cambio y el progreso social.

Quien esto escribe no tiene la menor afinidad con Sendero. Desde el primer momento me opuse a su aventura violentista, operada al margen de la lucha popular y condenada por eso al fracaso. Por pensar y escribir así fui dos veces amenazado de muerte por los seguidores de Guzmán. En los peores años de la tragedia condené, con mi firma, las dos fuentes de guerra sucia surgidas en el país.

Con esa firmeza de principios expreso ahora mi posición contra la arbitrariedad, cometida respecto a Movadef.

Estamos en época preelectoral, y no me sorprendería que se esté tramando una ofensiva contra la izquierda en su conjunto. Tampoco la torpeza de los represores es una novedad.

En la etapa final del régimen de Odría hubo una gigantesca redada contra apristas y comunistas. La necedad oficial sostuvo que los apresados –fui uno de ellos– estábamos preparando un golpe de estado aprocomunista (!!). El abogado que nos defendió exhibió ante el tribunal que nos juzgaba un fusil de la guerra con Chile, encontrado en la casa de uno de los apresados. Era la única “prueba” de nuestra conjura armada.

A estar por la información oficial, a los del MOVADEF no les han hallado ni un modesto revólver.

César Lévano


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital