Así es Alan García ¿qué les parece?

Así hacían de las suyas los búfalos apristas.

Era finales de los años 70 y las elecciones para el Centro Federado de Economía de la Universidad Ricardo Palma habían sido pactadas para los siguientes días, cuando mi amigo y camarada Enrique Picasso llegó al lugar donde estábamos reunidos y nos contó que el APRA, preparaba una acción de fuerza para destruir las ánforas y quemar las papeletas de votación si salía perdedora y que estaba trayendo gente de la Villarreal y la Garcilaso para imponerse.

| 16 marzo 2014 12:03 PM | Política | 2.1k Lecturas
Así es Alan García ¿qué les parece?
Este es AGP, ¿qué les parece?
2131

Enrique nos pedía apoyo, que formáramos una fuerza lo más grande posible con estudiantes de San Marcos, la Católica, la UNI, para impedir el fraude. Estuvimos esa noche desde muy temprano, apenas había acabado la votación. Y había efectivamente mucha gente que era de otras universidades, junto a los grupos que lanzaban consignas a favor de cada uno de los candidatos, el de la izquierda y el del APRA.

La votación se alargó hasta después de las nueve de la noche. Y con el paso de las horas la tensión fue creciendo. Los personeros de las listas se acercaban cada tanto a coordinar con sus contactos de afuera y entregarles el resultado de las mesas que se iban cerrando. Así que cuando faltaban todavía dos mesas por contar ya supimos que Picasso ganaba porque había sacado una ventaja insuperable. Algunos empezaron a vivar, pero todavía no se había emitido el resultado oficial y firmado las actas respectivas. Fue ahí que vimos moverse a los del bando contrario que se iban coordinando y agrupando fuerzas. De pronto, uno de ellos gritó: Abajo el fraude; Viva el comunismo; Muera el APRA; y unas veinte personas empezaron a trepar las rejas para asaltar el salón donde se estaba concluyendo el escrutinio. Tratamos de correr sobre ellos para detenerlos y sonaron disparos y empezaron a llover piedras. Una de ellas cayó en la cabeza del candidato y lo hizo sangrar profusamente.

Al no saber lo que teníamos qué hacer, salimos corriendo en medio de pedradas y tiros al aire, mientras los matones arrasaban con las ánforas, quemaban los documentos y las cédulas de votación. Con nuestro herido llegamos a un centro asistencial y con la cabeza cosida lo llevamos a la televisión para hacer la denuncia. No nos hicieron caso. El hecho es que los dos sectores se proclamaron ganadores de una votación que no terminó de contarse. Por lo que sé, el Centro Federado se volvió un fantasma, los bienes desaparecieron y los estudiantes perdieron su organización gremial.

Esta historia está repetida en otras casas de estudios superiores con diversos aditamentos. Se cuenta por ejemplo que García iba a la Católica con un misterioso maletín cuyo contenido nunca se revelaba, pero que un día se descubrió que llevaba armas para distribuir entre sus compañeros.

El día de la juramentación de la Constituyente de 1978, en la que había tres fuerzas relativamente equiparadas: APRA, izquierda y PPC, se planteaba una prueba de fuego para el partido de Haya de la Torre que había hecho varios pactos con la derecha en el pasado, en nombre de las circunstancias y que había reclamado las reformas de Velasco como ideas originales de su movimiento, y que ahora aparecía como el “centro” en una Asamblea que rediseñaría el Estado y fijaría las bases constitucionales del país de los siguientes años.

La izquierda iba a reclamarle a la Asamblea un gesto de soberanía frente a la dictadura represiva y entreguista de Morales Bermúdez y el PPC a evitar la “izquierdización” del nuevo ente democrático.

Atacó con su fuerza de choque a los simpatizantes de la izquierda que ocupaban una parte de la Plaza Bolívar y convirtieron los alrededores del Congreso en un campo de batalla. La crónica de ese episodio, reseñado por la revista “Oiga” muestra a Alan García con su famosa casaca de cuero negro, cuyas mangas le llegaban al antebrazo y no a la muñeca, dando órdenes a los matones y entrando y saliendo del local del Congreso donde se desarrollaba la instalación.

El APRA selló así una distancia brutal con los poco más de treinta diputados izquierdistas y consagró una alianza con el partido de Bedoya que fue básicamente colaboracionista con el régimen militar en retirada y que les costaría perder ante Acción Popular (que no participó de la Asamblea) en la elección de 1980.

Unos años antes, en el decisivo 1975, el APRA sacó sus grupos de acción a las calles durante una huelga de policías y les dio la consigna de incendiar los diarios y alentar los saqueos. Lograron quemar Correo, que quedaba en la avenida Wilson, pero no pudieron con Expreso, cuyos periodistas y trabajadores resistieron armando trincheras en la calle con las bobinas de papel.

TIEMPO DESPUÉS

Los famosos búfalos del APRA eran parte de la estructura política y un instrumento para disputar espacios sociales. Funcionaban en las calles, en los sindicatos, en las universidades. Pero con el correr de los años se decidió bajar su actividad al hacerse evidente que la imagen de un partido violento era mal vista, como ocurrió con la derrota de Armando Villanueva en la elección de 1980. El primer gobierno de García recurrió a sistemas paramilitares como el Comando Rodrigo Franco. Con los años, sin embargo, la bufalería clásica que operaba detrás de objetivos del partido, se ha ido quedando como un recuerdo más o menos borroso. Poco a poco lo que se ha ido configurando es una especie de guardia personal del actual jefe y eterno candidato de la estrella.

En las elecciones de 2006, se pudo ver en acción a la guardia de corps de García masacrando a ciudadanos cusqueños. Tres personas quedaron heridas de bala y varios otros sufrieron contusiones severas. El grandote hizo como que no vio lo que pasaba. En el Hospital del Seguro alguien lo llamó corrupto, y no fue la guardia presidencial, sino sus hombres de confianza los que abollaron al espontáneo.

Y se podría seguir hasta llegar a la pandilla que el martes quiso reventar el evento al que asistía Sergio Tejada, para discutir sobre los avances del informe de la Megacomisión sobre delitos económicos 2006-2011, que involucran a Alan García.

Los que salieron esa noche a vociferar sobre la supuesta hija no reconocida del congresista siguiendo lo dicho por su líder máximo y que se proponían boicotear una reunión de debate político, tenían el viejo rostro de los destructores y apanadores de otras épocas. Pero a la vez se les veía como una fuerza procorrupción que actuaba por los intereses muy particulares y discutibles de Alan García.

Pero fue Velásquez Quesquén el que dijo que este tipo de respuestas se seguirán dando a sus enemigos. Estamos avisados.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital