Aquí estamos a tiro de guarimba

Vi un video sobre el asesinato de la ciudadana chilena Gisella Rubilar Figueroa, de 47 años en Mérida, Venezuela, el último sábado por la noche. La escena, sin editar y sin retoques, muestra a pobladores de la Comunidad Pie del Tiro de la zona alta de la ciudad, desarmando una barricada en la avenida Los Próceres que desde hacía un mes los mantenía incomunicados. Y se escuchan las quejas de la gente de que las personas de los barrios pobres porque no pueden acceder a sus trabajos, llevar a sus niños a los colegios ni adquirir libremente sus alimentos.

| 13 marzo 2014 02:03 PM | Política | 894 Lecturas
Aquí estamos a tiro de guarimba
A tiro de guarimba
Por: Raúl Wiener
894

Algunos dicen que los ricos tienen alimentos en sus casas y están matando de hambre a los pobres. Otros critican a las autoridades que no despejan el camino y anuncian que lo que están haciendo esa noche al derribar la llamada “guarimba” (trinchera callejera), que impide la libre circulación y que lo volverán a hacer tantas veces como sea necesario.

—Estamos cansados -dice un poblador-, estamos cansados, nos matraquean, nos roban, cobran peajes en las guarimbas estas, para dejarnos pasar. Estamos cansados.

De pronto se oye una voz de mujer a distancia que primero no es clara, pero luego deja sentir su mensaje.

—Mantenidos. Estudien. Estudien. Estudien…. Desgraciados, por eso son tan brutos.

Y luego una voz de hombre: Mantenidos. Entonces se oyen disparos y hay alarma. La gente se dispersa tratando de comprender lo que pasa en medio de una calle oscura. Y otra vez la voz de mujer: Corran, corran… Váyanse.

Ese día mataron de un tiro en la cara a Gisella Rubilar, simpatizante chavista -cuyos padres fueron parte de la Unidad Popular chilena y vivieron el golpe de 1973-, e hirieron con armas de fuego a José Rincón en el antebrazo izquierdo y a Javier Osuna en la mano izquierda.

No puedo negar que se siente la diferencia entre ver el video y palpar el odio de clase que hay en Venezuela, y leer las notas periodísticas. Pero aquí nadie mostrará esta parte de la historia. Al contrario, sumarán a Rubilar a la lista casi diaria de muertos de la “dictadura de Maduro” y de la lucha por la “libertad”.

Pero a propósito del Perú, no puedo evitar comentar la relación que hay entre el trato que el regidor Secada le da a una Policía, enrostrándole el tema de los estudios, como si esa fuera la base de la diferenciación social y del mayor derecho de unos sobre otros (incluido el de la prepotencia) y lo que se escucha en la mortal guarimba de Mérida.

Algunos creen que el tema de Pablo es psicológico. Pero basta ver los odios a los campesinos de Conga, a los cocaleros y a los “electarados” que eligen a Humala, para saber que aquí estamos a tiro de guarimba.

Raúl Wiener


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital