Ántero pierde la calma

El ministro de Defensa, Ántero Flores-Aráoz, reconoció ayer que el presidente Alan García le enmendó la plana sobre la decisión de no vender el Pentagonito. “Los temas políticos son así y hay que enfrentarlos. No me escondo”, dijo.

| 18 diciembre 2008 12:12 AM | Política |542 Lecturas
Ántero pierde la calma
(1) Furioso, el ministro de Defensa no quiere responder preguntas de este diario. (2) El presidente retrocedió por rechazo unánime del país.
Tras reconocer que presidente Alan García le enmendó la plana al dar marcha atrás en venta del Pentagonito.

Más datos

DETALLE

La Comisión de Defensa del Congreso solicitará al Ministerio de Defensa y al Ministerio del Interior una relación completa de los cuarteles, polvorines, bases y demás centros castrenses.

Esta información le servirá a la comisión del Parlamento para evaluar la situación en que se encuentran los establecimientos castrenses del país.
542  

Sin embargo, después de estas declaraciones, cuando se retiraba del Palacio Legislativo, el ministro perdió los papeles al manifestar que a quienes hay que enmendar la plana es a los medios de prensa, sobre todo a LA PRIMERA, por informar sobre las posiciones en contra de la subasta del Cuartel General del Ejército.

Tras un diálogo con la prensa, el titular de Defensa consideró impertinente que se le preguntara si consideraba el fracaso del proyecto de venta “fracaso político”. “Preguntas impertinentes no te voy a contestar”, expresó.

Sobre la construcción de un búnker subterráneo que serviría de puesto de comando en caso de guerra externa, Flores-Aráoz volvió a usar calificativos despectivos contra el Ejército. “Hubo un hueco y nada más, hasta que hace algunos años lo cerraron, en el gobierno anterior. Hubo un hueco y lo taparon mal. Búnker no existe ninguno”, dijo.

Manifestó que existe la posibilidad, ya no de vender, sino de dar un uso adecuado a las 16 hectáreas de terrenos del Pentagonito, en referencia al proyecto de edificar ahí el Comando Conjunto y la escuela superior de las Fuerzas Armadas. Adicionalmente, añadió, está la propuesta del presidente García sobre la posibilidad de hacer en el área, que no está empleada, un gran centro nacional de convenciones que no existe.

En este punto fue más cauto y se cuidó de no abrir otra nueva brecha con los vecinos de San Borja. “Hay que estudiar el impacto en el vecindario, la cantidad de pisos máximos que se pueden hacer, atendiendo la normatividad municipal”, subrayó.

Negó también que el Ejecutivo planeara negociar el mencionado inmueble a un grupo comercial chileno, cuando nunca existió convocatoria o licitación alguna sobre el mismo.

Flores-Aráoz trató por momentos de reconciliarse con los uniformados y señaló no haber dañado la dignidad de las FF.AA. al haber defendido la venta de parte de los terre-nos del Pentagonito cuando dijo que este espacio sólo se usa para que algunos militares den “saltitos”. Insistió sin embargo en que los uniformados pueden hacer los ejercicios en otro lugar y no en una de las zonas más caras de Lima.

Presidente y ministro se contradicen
El ministro de Defensa, Ántero Flores-Aráoz, reafirmó ayer que el gobierno tenía decidido vender una parte del Cuartel General del Ejército.

Dijo además que el presidente Alan García le consultó qué hacer con las 16 hectáreas del Pentagonito. Esto un día antes de tomar la decisión de no vender esos terrenos.

“Es algo que no está siendo utilizado; entonces, lo lógico es monetizar lo que no utilizas para con ese dinero repotenciar los hospitales de las Fuerzas Armadas", señaló Flores-Aráoz.

Sin embargo, el presidente García dijo, contradiciendo al ministro el martes último: “No habrá venta sino uso de estos terrenos (…) Enorme y gruesa mentira de la que se está aprovechando. Ese terreno le pertenece al Perú. Mi propuesta es no vender sino usar”.

Respuesta de militares hizo retroceder a García
Para el especialista en temas de Defensa Nacional del Instituto de Defensa Legal (IDL), José Robles, el rechazo de los militares, principalmente, hizo que el gobierno retrocediera en su pretensión de vender una parte del Pentagonito. “El presidente García pensó que podía vender sin consultar a nadie, por ahí empezó su fracaso”, expresó.

Según Robles, faltó en este caso más transparencia y mayor comunicación entre la comuna de San Borja y el gobierno. “Por eso esperamos ahora menos soberbia a la hora de vender los terrenos e inmuebles de las Fuerzas Armadas, y tomar en cuenta las ideas que pueden proporcionar los que hicieron sentir su protesta”.

Marco Cáceres
Redacción

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.

Deje un comentario