Alto a comida chatarra

Sin pelos en la lengua, el expresidente de la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso, Jaime Delgado, denuncia intereses mercantilistas que se oponen a la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable, por encima de la defensa de la salud de niños y adolescentes. En entrevista con LA PRIMERA, Jaime Delgado aclaró que la norma no es discriminatoria, porque no prohíbe el consumo sino que regula los contenidos de la publicidad en este rubro.

| 18 mayo 2013 01:05 PM | Política | 1.7k Lecturas
Alto a comida chatarra
Congresista Jaime Delgado.
1756

—¿A qué intereses responde la persistente desinformación sobre los verdaderos alcances de la nueva Ley de Promoción de la Alimentación saludable —Bueno, a intereses económicos de algunas industrias que se niegan a advertir sobre lo que se está comiendo.

Y también a una falta de compromiso con la salud y la vida de los menores.

—¿La ley no prohíbe el expendio y consumo de la comida chatarra?—La ley no prohíbe ningún producto.

La gente va a seguir comiendo su pan con chicharrón, su pollo broaster, su salchipapa o lo que sea.

La ley no prohíbe nada.

Esa es una mentira con la que están tratando de colgarse de nuestra comida natural y tradicional.

—¿Cómo se da la regulación de los contenidos de la publicidad sobre la denominada “comida chatarra”? —Bueno, uno de los aspectos que sí regula la norma son los contenidos de la publicidad, especialmente aquella que va dirigida a los niños y adolescentes.

Y el objetivo es evitar que se siga abusando de la ingenuidad y poca formación nutricional que tienen los niños y adolescentes para inducirlos a realizar un consumo inmoderado y sobreexponerlos a este tipo de consumo que está causando problemas de salud, como el índice de 25 % de obesidad y sobrepeso que tenemos en niños de cinco a nueve años.

—¿Tienen coherencia las resistencias del empresariado y de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) a la ley?—Resultan contradictorias cuando, incluso, las grandes empresas (productoras de alimentos industriales “chatarra”), a nivel internacional, se han comprometido ante la Organización mundial de la salud (OMS) a reformular sus productos, reducir los contenidos de sal, azúcares y grasas trans.

—Pero para la SNI la norma es “discriminatoria” porque solo apunta a la comida industrializada.—La ley no tiene nada de discriminatoria ni de inconstitucional.

Ellos pueden decir que es “discriminatoria” porque solamente se refiere a los productos con alto contenido de grasas saturadas o grasas trans.

En ese contexto, no tendría sentido que la ley comience a regular los productos que son naturales y con los que la humanidad ha sobrevivido durante diez mil generaciones.

¿no? —¿Quienes atacan la ley priorizan los intereses empresariales antes que la salud de los niños y adolescentes?—Sí, absolutamente.

Aquí priman los intereses mercantilistas por encima de la salud y la vida de los niños.

Javier SotoRedacción

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD