Alan García se sale de la línea tradicional del partido de Haya de la Torre

Cuando en 1945, el APRA decidió unir esfuerzos para formar el Frente Democrático Nacional, apoyando la candidatura de José Luis Bustamante y Rivero, se iniciaba una etapa de negociaciones en pro de los intereses de la Patria. Años después Ramiro Prialé sería encomendado para iniciar las conversaciones con Prado y terminar con una situación que dividía al Perú en perseguidos y perseguidores.

| 04 marzo 2015 10:03 AM | Política | 3k Lecturas
Alan García se sale de la línea tradicional del partido de Haya de la Torre
Alan García se sale de la línea tradicional del partido de Haya de la Torre
Al negarse a participar en el diálogo con el gobierno, Alan García se sale de la línea tradicional del partido de Haya de la Torre.
3023

En 1962 el APRA convendría con la Unión Nacional Odriista para alternar en la presidencia de las mesas directivas del Senado y Cámara de Diputados. En su Discurso del Veto del 4 de julio de 1962 Haya de la Torre refería: “…a cualquiera de nuestros ilustres adversarios puedo decirles ahora que no podrán desarrollar política constructiva alguna sin convivencia…Tenemos que aprender a convivir. Porque somos todos partidos de tercios, partidos que no podrán gobernar solos si no se convierten en dictaduras…”.

Dicha posición fue incluida en la IV edición de “El Antimperialismo y el APRA”, página 66, de esta manera: “No celebrar compromisos transitorios sería incurrir en infatilismos de izquierda. Celebrar pactos permanentes como los sugeridos por las Ligas Antiimperialistas en el Congreso de Bruselas, sería caer en una política reaccionaria y suicida… La causa antiimperialista necesita aliados, aliados más o menos temporales, pero necesita aliados”.

En febrero de 1970, en el Mitin de la Fraternidad, Haya, por primera vez pedirá diálogo con el gobierno de Velasco. Pedido que será reiterado al año siguiente en el mismo día de la celebración: “Y yo quiero decirle también desde aquí a la fuerza armada que somos sus amigos, pero que queremos que ellos en su sitio y nosotros en el nuestro, cooperemos a la grandeza de la patria…” (Haya, V.R. Disc. 20.02.72. t. VII OC).

Pedido que lo hiciera igualmente a Morales Bermúdez en su Plenario de julio de 1975, en el se consideró: “… aprobar la declaración oficial favorable al diálogo y controversia principista con el APRA, así como el compromiso que se asume ante toda la ciudadanía de llevarlo a cabo abierta y democráticamente, con denuedo pero con limpieza y en competencia política concreta…”.

El diálogo constituía por tanto un imperativo moral y cívico que tiene todo ciudadano de exigir cuenta sobre la vida del Estado…” (Haya, V.R. Disc. 23.02.73 t. VII OC). Consecuente con ello, el 21 de agosto de 1977 en cumplimiento de lo acordado por el XXVII Plenario del CEN, el APRA hizo la siguiente declaración al cumplirse nueve años de gobierno militar:

“El Partido Aprista desde la iniciación del régimen castrense demandó el más amplio diálogo y reclamó, asimismo, la legitimación de las reformas estructurales a través de una nueva constitución…”

Entonces, la pregunta que nos hacemos hoy en día es por qué el APRA se ha apartado de dicha línea principista. Un partido que usó como táctica el diálogo permitiéndole capitalizar y ganar espacios políticos.

Acaso la coyuntura no le es más que favorable si capitalizara el descontento de la población con el actual gobierno que, como ellos dicen, está de salida; o es que como ha sido una constante después de la muerte de su jefe fundador, lo importante no es el diálogo sino con quién se dialoga y, en consecuencia, prefieren continuar en la formación de una nueva correlación de fuerzas, para aparecer como el gran interlocutor entre la población y el Poder, sea económico, militar o político, que le permita poner sus condiciones y así tener el camino libre al 2016.

Alfredo Murrugarra


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

1.25122594833