Al mismo estilo que Genaro Delgado Parker

Higinio Capuñay, propietario de Radio La Karibeña, busca ahora que la Sala Superior donde trabaja su sobrino, en Chiclayo, emita una medida cautelar que declare válida la compra que hizo de la frecuencia FM de Radio Miraflores.

| 23 agosto 2011 12:08 AM | Política | 7k Lecturas
Al mismo estilo que Genaro Delgado Parker
El sobrinísimo quiere ayudar a su tío Higinio.
CAPUÑAY BUSCA TOMAR EL CONTROL DE RADIO MIRAFLORES EN LA CORTE DE SU SOBRINO
7076

Ricardo Palma vendió la frecuencia FM de Radio Miraflores a la empresa Inversiones Prado del Rey. Esta venta fue debidamente validada por la Junta de Acreedores de Radio Miraflores, tal como lo exige la ley para las empresas en reestructuración.

Sin embargo, posteriormente, y cuando ya no era representante de la emisora, Palma vendió otra vez la frecuencia FM de Radio Miraflores a La Karibeña, de propiedad de Capuñay. La frecuencia FM de la radio ya estaba vendida, por lo cual, la venta es nula de puro derecho, por lo que la Junta de Acreedores nunca avaló la operación.

Ahora Capuñay intenta maniobras legales para conseguir un hecho insólito: que un juez declare válida la segunda compra de la frecuencia e invalide la primera; y no se le ocurrió mejor lugar para presentar la argucia judicial que la Sala Civil Transitoria de Chiclayo, donde casualmente trabaja su sobrino, el vocal Oswaldo Pisfil Capuñay.

A pesar de que la Radio Miraflores, Inversiones Prado del Rey, Radio La Karibeña, es decir, todos los involucrados en este tema, tienen domicilio en Lima, Capuñay escogió llevar su inusual pedido a una sede judicial en Chiclayo, donde precisamente, su sobrino es vocal superior. ¿Coincidencia? El pedido fue remitido al Tercer Juzgado Civil de Chiclayo, quien negó la pretensión de Capuñay, pero dejó abierta la puerta para que, en apelación, el caso caiga en la Sala Civil Transitoria integrada por Pisfil.

Para evitar la nulidad de su resolución por su grado de consanguinidad con Higinio Capuñay, el vocal Pisfil se abstiene y deja que sus compañeros resuelvan el pedido de su tío.

La resolución no es ninguna sorpresa, pues ordena al juez de primera instancia que acepte la demanda. El juez del Tercer Juzgado Especializado Civil de Chiclayo tiene ahora que decidir si mantiene su opinión jurídica o es permeable a las influencias de Capuñay en la Corte de Chiclayo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD