Aceptó encargo para lograr paz

La Iglesia Católica acepta el rol de facilitador del diálogo entre el Poder Ejecutivo, la compañía minera Yanacocha y las autoridades y organizaciones sociales de la región Cajamarca, a fin de lograr la paz, la seguridad y el bien común, aseguró el arzobispo de Trujillo, monseñor Héctor Miguel Cabrejos.

| 07 julio 2012 12:07 AM | Política | 1.5k Lecturas
Aceptó encargo para lograr paz
Se abre camino para resolver el conflicto por el proyecto minero Conga.
MONSEÑOR CABREJOS ACERCARÁ POSICIONES
1524

“Y la Conferencia Episcopal también está de acuerdo porque siempre ha sido el papel de la Iglesia. Acuérdense ustedes del fenómeno de Bagua, cuando el gobierno de ese entonces pide a la Iglesia a solucionar este conflicto. Después fue lo de Quillabamba e, inmediatamente después, fue Espinar”, subrayó.

En ese sentido, Cabrejos reveló haber recibido una comunicación formal del Ejecutivo y del presidente Ollanta Humala, a través del ministro de Justicia, Juan Jiménez, en la que se le solicitaba su participación personal para asumir esta importante responsabilidad. “Pido que se calmen las aguas... Invoco a la serenidad, la paz y el diálogo y a calmar los ánimos de una y otra parte, porque la violencia no conduce a nada”, enfatizó.

Luego de recordar haber estado en una situación similar en una primera etapa, con el exprimer ministro, Salomón Lerner, en un diálogo diferente, expresó que esta nueva mediación se reinicie, “porque no hay otro camino”.

Asimismo, Cabrejos hizo una precisión sobre la terminología exacta de su encargo, al indicar que la Iglesia Católica “no emplea la palabra mediador”, sino el término “facilitador”; es decir, anotó “el que facilita el encuentro, a que las partes en conflicto lleguen a dialogar, a fin de llegar a la solución del problema”.

El prelado reconoció que si bien la situación es harto difícil y complicada, por las posiciones abiertamente contrapuestas entre el gobierno y las autoridades y organizaciones de Cajamarca, dijo confiar en lograr acercar a ambas partes.

“Pero en el espíritu cristiano de todo ser humano debe haber un poquito de esperanza. Una esperanza que permita una mayor flexibilidad con un diálogo racional. Entonces, vamos a hacer lo que se pueda. Y para eso también hay que ser muy consciente. Pero lo importante es la voluntad de la Iglesia y de sus miembros en ayudar a evitar un conflicto sangriento”, puntualizó.

De otro lado, refirió que si bien, hasta la fecha, no se había comunicado o conversado con los representantes cajamarquinos, sostuvo que sí lo hizo con el sacerdote Marco Arana, recientemente liberado por la policía, luego de haber soportado una violencia detención en la Plaza de Armas.


Javier Soto
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Loading...