A la deriva Lugar de la Memoria

La parlamentaria Marisol Espinoza calificó como un acto democrático la renuncia del novelista peruano Mario Vargas Llosa a la Comisión encargada del Museo de la Memoria, a raíz del cuestionado Decreto Legislativo 1097. Dijo también que la dimisión del escritor paralizaría este importante proyecto, lo cual sería, dijo, una mala señal.

Por Diario La Primera | 15 set 2010 |    
A la deriva Lugar de la Memoria

“Hay que saludar este tipo de actos democráticos, pero también hay una preocupación en la renuncia porque significa que el proyecto se quede durmiendo el sueño de los justos. Había mucha confianza y mucha esperanza en Mario Vargas Llosa para impulsar este proyecto porque los pueblos que recuerdan su historia jamás la repiten. No debemos olvidar los años de terror que impuso el gobierno de Fujimori, sobre todo a los pueblos quechua hablante de nuestro país”, manifestó.

Dijo que el Parlamento debe crear una comisión investigadora para determinar quiénes están detrás de la emisión de decretos pro amnistía al recordar que a través de este tipo de dispositivos legales se aprobaron normas como la Ley de la Selva que ocasionó los sucesos de Bagua, las modificaciones al Código del Consumidor así como la cuestionada norma que permite el sobreseimiento de procesos por delitos de violaciones a los derechos humanos.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.