Testigos hunden a “Elita”

Empleada contó que joven le confesó haber matado a su madre y que Elita y su padre la amenazaron para que no diga nada. Alejandro Espino fue citado para el lunes 16.

| 10 julio 2012 12:07 AM | Policial | 1.4k Lecturas
Además de la familia de la abogada asesinada, la empleada también culpa a Elita.

Más datos

PORTERO

El portero Santos Bartolo indicó que a eso de las 2 de la mañana del 27 de enero de 2010, Elita le ordenó comprar una hamburguesa a la “Carcochita”. Luego ella lo alcanzó por un vaso de chicha. Al rato regresaron y le pidió que abriera la puerta para que su madre saliera en su camioneta. Al día siguiente la abogada fue hallada muerta en la maletera en el cruce de las avenidas El Sol y República de Panamá.
1444

La sentencia condenatoria para Elizabeth Espino Vásquez estaría pronta a efectuarse luego que su exempleada afirmara que ella le confesó que había matado a su madre asfixiándola con una almohada porque no le permitía ver a su enamorado, pero agregó que cuando empezaron las investigaciones fue amenazada por “Elita” y su padre, el magistrado Alejandro Espino, quien fue citado para la siguiente audiencia a realizarse el lunes 16 de julio. El magistrado es acusado por los familiares de la occisa de querer apoderarse de sus bienes y de ocultar haberse divorciado de ella para lograr ese fin.

María Liliana Huamán Chuquilín declaró ayer como testigo en el juicio oral llevado a cabo en el penal de mujeres de Chorrillos y fue categórica al señalar esta confesión que sería considerada clave para los magistrados.

“Quiero confesarte algo pero prométeme que no lo vas a decir. Yo le dije que sí. Yo maté a mi mamá porque no me dejaba estar con mi enamorado. Yo no le creía, así que le pregunté cómo lo hizo y me dijo que le aplastó la cara con una almohada. Luego se puso a llorar y yo le dije que se tranquilizara pero me puse muy nerviosa”. Esto es parte del relato de la testigo quien detalló que en la tarde del día posterior al asesinato Elizabeth Espino le ordenó comprar licor y cigarrillos porque tenía ganas de tomar hasta que se terminó la botella. Luego le mandó a comprar otra botella pero solo tomó un poco para guardar el resto para la noche. Fue allí que le confesó haber matado a su propia madre.

LAS AMENAZAS

Huamán contó que días después, el juez Alejandro Espino, la llevó a la Dirincri para que declare ante la Policía pero previamente le indicó que dijera que no sabe nada, que no escuchó nada y que el día de los hechos estuvo durmiendo. Al día siguiente la misma Elizabeth Espino le preguntó qué había dicho a la Policía y la empleada del hogar le respondió que nada y fue cuando le dijo “Si, porque te podría pasar algo malo”.

Luego afirmó que, una vez que estaba en el departamento donde vivía “Elita”, llegó el doctor Alejandro Espino y le dijo: “Tú eres Liliana, yo sé que Elita te ha dicho algo, así que no digas nada porque te puede pasar algo”, luego le pidió ropa de su hija y se fue.

La noche del crimen, María Huamán sostuvo que luego de preparar un jugo para la abogada Elizabeth Vásquez, fue su hija quien se ofreció para llevárselo porque se sentía mal y minutos después le ordenó que fuera a descansar y que ella (Elita), apagaría la luz. “Me bañé y luego fui a mi cuarto pero me sentía inquieta, así que salí a la lavandería y allí escuché gritos. La puerta de la cocina estaba cerrada así que subí a la lavadora para llegar a una ventana y escuché los gritos de auxilio de la señora, esa voz no la puedo olvidar. Luego escuché a una mujer que decía “ya vez eso te pasa por hacer más con los abuelitos” (...) y luego a un hombre que decía “ya basta”. Después todo se quedó en silencio.


Alejandro Arteaga
Redacción.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Loading...