“Siento que me han quitado la vida”

El asesinato de la pequeña Alexandra Carbajal Herrera (6), “Sandrita”, continúa conmocionando Chincha. Luego del hallazgo del cadáver de la niña, que presuntamente habría sido violada y asesinada con 13 puñaladas, los parientes y amigos se reunieron en la casa de la familia Carbajal Herrera, en la cuadra tres de la calle La Victoria, en Chincha Alta, protagonizando escenas de dolor en el velorio. La madre, Sonia Cecilia, aún no lo podía creer. “Me han quitado la vida, Sandrita era todo para mí”, expresó entre lágrimas y siguió pidiendo justicia ante la cruel muerte. “No más indiferencia”, dijo aludiendo a la policía local.

Por Diario La Primera | 18 jul 2008 |    
Piden justicia tras su muerte.

Más datos

DETALLE

Mientras la Policía mantiene cercada la ciudad para dar con el asesino, desde la familia, aseguraron que sería alguien de su entorno. Se sospecha del padre, Jaime Figueroa, quien la habría raptado en represalia por el juicio alimentos que le planteó la madre y de un tío de la niña que en años anteriores habría intentado abusar de ella.

Los demás familiares no quisieron declarar a la prensa. Se encuentran muy dolidos por el crimen y con la policía local que tardó mucho en hacer caso a la denuncia de desaparición de la niña. “El pueblo está indignado y por eso reaccionamos”, dijeron algunos vecinos tratando de justificar el ataque a los efectivos.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.