Se entregó agresor de mujer quemada

Julio César Jaimes Sal y Rosas, conviviente de Elizabeth Alanya Sánchez, quien resultó con quemaduras en el rostro, pecho y brazos tras la agresión que él le provocó al arrojarle agua hirviendo mientras ella dormía, se entregó ayer a las autoridades y en las próximas horas sería conducido a un penal limeño.

Por Diario La Primera | 21 ago 2010 |    
Se entregó agresor de mujer quemada
Agresor de Alanya fue internado en carceleta de Palacio de Justicia.
Jaimes Sal y Rosas será trasladado a penal de la capital para que afronte juicio en su contra. Agraviada se siente indignada por falta de justicia en su caso.

Jaimes Sal y Rosas al enterarse de la orden de captura en su contra emitida el pasado jueves, se presentó al mediodía de ayer en el despacho del juez Pedro González Barrera, en el Palacio de Justicia, para rendir sus declaraciones generales de ley. Las autoridades definirían su traslado a un penal de la capital desde donde afrontará el proceso abierto en su contra por las lesiones que le provocó a su pareja Alanya Sánchez.

Por otro lado, Elizabeth Alanya, antes de enterarse de que su conviviente Julio César se había entregado a la justicia, muy indignada criticó a la justicia peruana. “¿Qué están esperando las autoridades, que me mate?, se preguntó la mujer. “Supongo que el juez o la jueza están cobrando su plata, pues ese tipo (Jaimes) siempre ha dicho que le paga a la justicia para salir libre de cualquier lado”, exclamó Alanya Sánchez.

Alanya Sánchez, al mirar las quemaduras en su cuerpo, dijo que “las heridas no me habían dolido tanto como esta indignación al escuchar que él está libre, como si no tuviera culpas”, y muy indignada añadió: “Si ellos (los jueces) no hacen justicia, yo me voy a ensuciar las manos. Así como él me hizo, igual voy a actuar. ¿A eso quieren que llegue uno?”.

Alanya también se pronunció sobre la denuncia interpuesta por una fiscal, por la que se ordenó la captura de Jaimes Sal y Rosas, la cual califica solo de daños leves las quemaduras que él le provocó. “Llevó más de 25 días en este hospital (Arzobispo Loayza). Acaso mi rostro está limpio. Recién en 8 meses o en un año podré ver una mejoría en mi rostro. ¿Cuando me maten qué van a decir?”, dijo muy mortificada Alanya.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.