Parricida no tiene remordimiento ni tolerancia a la frustración

La confesión de Marco Arenas Castillo, quien asesinó a su madre por dinero, demuestra que este joven carece de un soporte familiar adecuado y no ha logrado desarrollar la tolerancia a la frustración, señaló la Lic. María Menacho, psicóloga del Hospital SISOL de Surquillo.

| 12 noviembre 2013 07:11 PM | Policial | 7.3k Lecturas
Parricida no tiene remordimiento ni tolerancia a la frustración
Parricida no tiene remordimiento ni tolerancia a la frustración
7371

Explicó que la personalidad está conformada por el temperamento, que es de carácter innato o heredado, y el carácter que se da como resultado de las vivencias del individuo con su medio ambiente desde su nacimiento.

Estos jóvenes vienen de hogares disfuncionales en los que se han dado estilos de crianza inadecuados, o muy permisivos o agresivos. Extremos en los que se van a dar consecuencias emocionales y conductuales negativas, como hostilidad, resentimiento, ansiedad y sobre todo baja tolerancia a la frustración, lo que hace que no tenga un adecuado control de sus impulsos, y no tolerar la espera o negativa a sus requerimientos. Quiere obtener lo que necesita de manera inmediata y al precio que sea”, expresó.

Ese tipo de conductas se da en personas con un trastorno de personalidad antisocial, comúnmente se presenta en la etapa de la adolescencia y se caracteriza porque no tiene consideración ni respeto por los demás, falta de empatía y valoración de los sentimientos.

Tampoco demuestra sentimiento de culpa o remordimiento por las conductas violatorias que realiza ni por el daño físico o emocional que pueda ocasionar en los demás, aún en las personas de su entorno más intimo.

Señaló que muchos padres tratan de compensar el tiempo que no le dedican a sus hijos sobreprotegiéndolos y dándoles todo lo que piden, “lo que no les permite valorar la importancia de las cosas y de lo que tienen”. Y si a eso se suma la falta de valores, “los padres se convierten en simples proveedores”.

Lo que en muchos casos está ocurriendo es que al no inculcar valores a nuestros hijos, la falta de coherencia entre lo que se dice y se hace y sobre todo la falta de normas claras, hace que no se generen vínculos de amor y respeto entre padres e hijos”, remarcó.

Recomendaciones

La especialista recomendó a los padres brindar un soporte familiar adecuado a sus hijos, que no solo consiste en procurarles protección y soporte físico y económico sino sobre todo emocional.

La figura de autoridad en el hogar debe ser impartida con amor pero también con firmeza, los padres deben ser coherentes con lo que se hace y se dice, cumplir las promesas tanto de premio como de castigo, además de persistir en reglas claras dentro de la familia, aconsejó.

Dijo que frente a problemas de conducta en los hijos, es importante buscar ayuda profesional temprana, para evitar estas consecuencias nefastas y extremas que vemos en la actualidad.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

1.01826190948