Para que no se repita…

La población de Chincha exige cadena perpetua para los dos asesinos de sandrita. No admiten una pena menor para los criminales. El caso se esclareció, pero será difícil olvidar. Ahora, ante las protestas en las calles chinchanas tras ser presentados los asesinos, el jefe policial de la región Ica, general Bernabé Garavito, indicó que el crimen de Sandrita motivó que las autoridades policiales reaccionen y refuercen la seguridad del pueblo para evitar la proliferación de la delincuencia, que se incrementó después del terremoto.

Por Diario La Primera | 03 ago 2008 |    
(1) Asesinato de Sandrita será difícil de olvidar en Chincha. Familiares investigarán hasta el final. (2) Ahora el pueblo espera que desde comisaría los apoyen.
Crimen de Sandrita provocó reacción del pueblo. Con asesinos ya presos, esperan refuerzo policial.

“Estamos implementando la seguridad de a pocos, luego que el pueblo reaccionara ante tremendo crimen. Acaba de asumir el comandante Guillén como nuevo jefe policial y desde la próxima semana llegan más efectivos y nuevos patrulleros para recorrer las zonas peligrosas. Sería lamentable que se repita un caso como el de Sandrita”, nos dijo.

El alcalde de Chincha, José Navarro Grau, manifestó que “el cruel asesinato de Sandrita, ahora un símbolo de justicia, sacó a la luz el pedido de un pueblo que exige seguridad a las autoridades que los olvidaron. Con las capturas debe sentarse un precedente para evitar más tragedias”.

Justicia hasta el final
Sandrita era todo para su madre Sonia, quien trabajaba en Lima y se reunía cada 15 días con su pequeña. Ahora promete “exigir justicia hasta el final para que los culpables sean castigados por la salvajada; espero que nunca más pase algo así en el pueblo”.

No puede sacarse de la cabeza la mañana del domingo 22 de junio, cuando su niña desapareció. Menos olvidarse del macabro hallazgo del cuerpo el 16 de julio y peor aún que los asesinos sean sus vecinos: “Randy” Carpio y “Gringo” Luis Tasayco, presentados el jueves. Sonia sigue perpleja al saber de los asesinos. Al “Gringo” nunca lo conoció, pero señala que “Randy”, al ser el vigilante de una fábrica cerca de su casa, hasta jugaba con Sandrita. “Conversaban y la acariciaba cada vez que la veía con su abuelita cuando iban al colegio”, contó la madre, protagonista de una triste historia que enlutó Chincha y generó el temor por la inseguridad vivida.

Tendrán cadena perpetua
La Policía estableció que “Randy” y “Gringo” sean juzgados por el delito contra la libertad personal y secuestro con subsecuente delito de homicidio calificado en agravio de Sandrita. Para el abogado Luis Lamas Puccio, los asesinos pasarían el resto de sus vidas en la cárcel por el secuestro agravado y posterior asesinato, aunque aclaró que si los culpasen sólo por asesinato, la pena llegaría a 35 años.
La familia exige cadena perpetua. La historia se aclaró. Cuenta el tío de la menor, César Carbajal, que ese 22 de junio la abuelita de Sandrita Valentina Herrera necesitaba enviarle un recado para el almuerzo a su hija Martha. Entonces, ‘Sandrita’ se ofreció a ir a llevarlo. No volvieron a verla hasta que apareció muerta.  Según la Policía, “Randy” y “Gringo” estaban embriagándose y aprovecharon que estaba sola para raptarla.

En la choza de “Randy”, la intentaron violar. No lo lograron. A los asesinos ‘se les pasó la mano’, como dijeron, porque la niña gritaba y no dejaba que abusen de ella. Su boca y nariz fueron tapadas bruscamente hasta asfixiarla. Escondieron el cuerpo y de noche fugaron en moto hasta los matorrales de la ‘Acequia Grande’. Buscando desviar la atención policial, la apuñalaron.

Gianfranco Gonzales F.
Redacción


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.