Padre de Eva también se suma a cargamontón

Las contradicciones en el complejo caso del asesinato de Myriam Fefer no sólo se circunscriben a los hermanos Eva y Ariel, ni a sus abogados, sino también a Marco Bracamonte, quien luego de salir como acusador de su propia hija, trató de bajar el tono, pero igual con sus declaraciones acabó jalando del gatillo contra Eva.

| 22 agosto 2009 12:08 AM | Policial | 1.3k Lecturas
Padre de Eva también se suma a cargamontón
Familia de sentimientos encontrados. El progenitor de los Bracamonte también se preocupa de la herencia.
Intentó negar haber acusado a su hija, pero igual, terminó señalándola como la principal inculpada. El padre también le entra al debate de las propiedades.

Más datos

Otro investigado

El 17 Juzgado Penal de Lima investigaría a Flavio Castro Otero, padre de Liliana Castro Mannarelli. El juez Alfonzo Payano indagará sobre el movimiento financiero de Castro Otero. Según Infocorp, hasta diciembre de 2006 –año del crimen–, el hombre reportaba un consumo con tarjetas de crédito de 6,365 soles. Estos gastos, a diciembre de 2008, habrían subido a 98,675 soles. Aunque, resulta lógico, por el incremento de ganancias de su hija.
1328

Como complemento a la confrontación de esta sangrienta historia, que no tiene cuándo aclararse aún, el ex esposo de la asesinada empresaria Myriam Fefer salió a decir que no era uno de los principales acusadores de su hija Eva, pero la intencionalidad de perjudicarla no pudo esconderla: “hay muchos hechos que la incriminan y finalmente debe analizar el Poder Judicial”.

Marco Bracamonte se defendió ante la imagen infraterna mostrada acusando a su hija de criminal, y negó haber tenido esa intención. Pero luego, en otras declaraciones, volvió a caer en las mismas contradicciones acotando que hay una “avalancha de evidencias y conjeturas” que lamentablemente dejan esa posibilidad abierta.

Bracamonte Mantilla reiteró que “el que debe resolver el sonado caso es el Poder Judicial”, tratando de cambiar las cosas culpando al periodismo de “editar” sus declaraciones para hacerlo quedar mal, cuando luego en su “rectificación” volvió a dejar muy en claro que sus comentarios siempre apuntan finalmente a acusar a su hija.

“Dije que si en caso se corroborara que Eva tiene algún tipo de responsabilidad, habría que tener mucha falta de sentido común y de inteligencia para pensar que mi hija planificó todo sola. Hubo una tercera persona que planificó todo con la promesa de algún beneficio", expresó en entrevista a RPP.

Apunta ahora a Liliana
Luego del intento de culpar a la prensa por la imagen creada, el progenitor de los hermanos Bracamonte Fefer apuntó contra Liliana Castro Mannarelli, la otra sospechosa de ser autora intelectual del crimen. Bracamonte dijo que no hay explicación para que Liliana Castro administre la empresa. Acusó al abogado de Eva, Julio Rodríguez, de no explicar el caso de Liliana.

“Julio Rodríguez no ha explicado claramente cómo se puede justificar el nombramiento de Liliana Castro Mannarelli como gerente general de una empresa inmobiliaria, a pesar de que ella no tiene ningún título universitario. No ha hecho ninguna carrera en especial y el abogado no supo qué decir. Nada, absolutamente”, dijo. Luego acotó que el letrado tampoco explica cómo se puede justificar la transferencia del 50% de las acciones de la empresa a Castro Mannarelli. “A diferencia de lo que dijo el día anterior, de que es una práctica usual de las empresas, ahora ensayó otra respuesta muy penosa porque lo único que atinó a decir es que cada persona hace con su dinero lo que quiere”, agregó.

Su acusación continuó, pero como quien no quiere hacerlo, al señalar que su hija no hizo la transacción de manera voluntaria. “Ha sido presionada. Tengo versiones de que ella, después de una discusión muy acalorada y que duró largo tiempo en la casa, tuvo que ceder y ordenó que se haga la transferencia de acciones. Allí ha habido una presión. Ella está amenazada”.

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD