Padre de Eva acusó a pareja de Ariel

A medida que avanza el juicio oral por la muerte de la empresaria Silvia Myriam Fefer Salleres salen a luz nuevas pistas que podrían dar un giro en las investigaciones y dejarían sin piso lo actuado por la Policía y el Ministerio Público, puesto que no habrían tomado en cuenta detalles relevantes.

| 26 junio 2012 12:06 AM | Policial | 2.7k Lecturas
Padre de Eva acusó a pareja de Ariel
Ariel Bracamonte tiene aún mucho que explicar sobre el asesinato de su madre.
A pesar de ello justicia no lo citó y detuvieron a Eva y su amiga. Mañana debe acudir abogado Pinkas Flint, expareja sentimental de empresaria.

Más datos

HOMICIDIOS

El coronel PNP Leonardo Morales, jefe de Homicidios en el 2006, habló con LA PRIMERA y sostuvo que la investigación fue a todo el entorno familiar, las relaciones de la señora y qué hicieron el día de los hechos. Sobre Moscol dijo que no recordaba si lo habían citado.
2792

Marco Antonio Bracamonte Mantilla (54), padre de Ariel y Eva Bracamonte, acusó en un principio a Julio Moscol, expareja de su hijo, de ser una mala influencia para ellos por ser ambicioso y de haber participado en el crimen de su exesposa tras su estadía en la casa de San Isidro.

Según su manifestación policial ante la División de Homicidios del 21 de agosto de 2006, el padre de Eva y Ariel sostuvo que “era evidente que este sujeto (Julio Moscol) está logrando que mis hijos no permitan mi asesoramiento en la administración de las empresas de mi exesposa (...) Mi único fin es saber que nadie se aproveche de la inexperiencia de mis hijos y por el contrario este sujeto está siendo quien tenga dicha administración a través de la manipulación hacia mis hijos”.

Las sospechas de Bracamonte Mantilla se incrementaron cuando fue desalojado por el propio Ariel luego que llamara la atención a Julio Moscol por su presencia en la casa de la calle Paul Harris y quien para ese entonces manejaba ya una camioneta de la empresaria asesinada.

Ya nada era igual en esa vivienda y a pesar que ya no vivía allí, Marco Antonio Bracamonte habló con las hermanas, primas y amigas de su exesposa pero no pudo quedarse, así que decidió hospedarse en otro lugar y visitarlos de vez en cuando.

En el interrogatorio policial, relató que una vez le consultó a la empleada Lucía Mendoza qué sabía del tal Julio Moscol a lo que ella respondió que días atrás le preguntó al huésped en qué momento pensaba retirarse y él le respondió “que no pensaba irse de la casa, ya que tenía una misión que Dios le había encomendado y que él no había llegado allí por casualidad, sino que todo tiene un propósito”.

LAS LLAVES DE ARIEL
Ariel Bracamonte aseguró varias veces en el pasado, que la única manera para que el asesino de su madre ingresara a la vivienda era con las llaves de la casa, o que alguien lo dejara entrar. Incluso, acusó a su hermana de ser ella quien había dejado la llave para que el asesino la encuentre y utilice. No obstante, luego que admitiera en el juicio que solo un día antes del asesinato, él perdió su juego de llaves, el joven afirmó que no importaba si se contaba con las llaves pues la casa, además, “contaba con muchos otros mecanismos de seguridad”. Además indicó que fue su hermana quien se llevó al perro de la casa (que podía avisar si algún extraño ingresaba a la casa). Sin embargo el mayordomo de la casa refirió que fue él quien realizó esta tarea por orden de la empresaria, Myriam Fefer.


Alejandro Arteaga
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Loading...