Olvidan a los vecinos

El nuevo estallido de violencia en el Callao generó una sensación ya no sólo de inseguridad sino de anarquía, aunque las autoridades policiales niegan que haya descontrol y aseguran que el puerto no está en manos del pandillaje.

Por Diario La Primera | 31 agosto 2009 |  1.6k 
Olvidan a los vecinos
Las pandillas basan su fuerza en el barrio.
Ante explosión de violencia en el Callao, ex director PNP asegura que no se ataca bien la problemática

Más datos

Para el jefe policial de la región Callao, general Jorge Luis Guerrero, no existe anarquía en estas zonas, sino que todo es cíclico. “No hay anarquía ni “guerra” alguna en el Callao, pese a los continuos enfrentamientos entre bandas como “Los malditos de Castilla”, “Los Nole” y “Los feroces de Atahualpa”, dijo.
1693  

Sobre esta situación, el ex director de la PNP y secretario técnico del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana, general (r) Eduardo Pérez Rocha, analizó la situación y declaró a LA PRIMERA que hay un aspecto dejado de lado, no sólo como solución sino como parte del problema: la ciudadanía, pues no sólo es asunto de operativos y represión sino de una real participación social.

“Pese a los esfuerzos de la policía para frenar el crimen organizado, falta un componente dentro de todo esto. Es necesaria la real participación de la comunidad para controlar estos actos. Con su apoyo, estos problemas disminuirán”, señaló.

Pérez Rocha calificó de eficiente el trabajo entre la policía y las autoridades municipales, pero es importante el apoyo de los vecinos, pues conocen a los delincuentes, son del barrio y saben dónde ubicarlos. Indicó que, en comparación con el año pasado, la delincuencia en estas zonas disminuyó 28% pero aún hay mucho por hacer.

Lamentó que entre la policía, el Poder Judicial y el Ministerio Público no haya un trabajo más coordinado, pues al poco tiempo de ser detenidos, los delincuentes son puestos en libertad, a lo que se agrega la lentitud del Poder Judicial, según dijo.

Acotó que otro aspecto que no se ataca realmente es el de los cabecillas que operan aún dentro de las cárceles, lo que se debe a la falta de mano dura, pues los presos cuentan con celulares para seguir en contacto con sus bandas.

Referencia
Propia



Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
Loading...

Deje un comentario