Obrero murió por ayudar a su prójimo

Delincuentes asesinaron a balazos a un humilde obrero porque salió en defensa de una pareja de enamorados, en San Juan de Lurigancho, frustrando un asalto.

Por Diario La Primera | 19 ene 2009 |    
Obrero murió por ayudar a su prójimo
Delincuentes locos de ira tomaron venganza, asesinando a humilde obrero.
Frustró asalto a pareja de enamorados, pero asaltantes toman venganza y lo acribillan a balazos.

Más datos

DETALLE

Los compañeros del infortunado trabajador no pudieron auxiliar a la víctima, aunque ayudan con la descripción de los delincuentes para que sean capturados por la policía. Los vecinos de San Juan exigieron mayor presencia policial en estas zonas peligrosas.
El hecho de sangre ocurrió cuando el maestro de obra, Carlos Félix Flores Quispe (35), se encontraba en el exterior de la construcción de una casa, ubicada en el jirón las Micas 324, urbanización “Las Flores”, conversando con su jefe y algunos colegas. De pronto, frente de la construcción, una pareja de enamorados fue atacada por dos facinerosos. Flores Quispe, al percatarse de lo ocurrido, fue en auxilio de la pareja haciendo que los delincuentes huyeran del lugar, pero minutos más tarde los dos ladrones regresaron provistos de armas de fuego a buscar a Flores, quien se encontraba trabajando.

Al ubicarlo tuvieron una agria discusión, haciendo que aumente la ira de los ladrones por haberles impedido cometer su fechoría. Sin dudar, sacaron sus armas y le dispararon a quemarropa en la pierna derecha, brazo izquierdo y finalmente en el corazón, provocando su muerte instantánea. Tras su demencial venganza, se dieron a la fuga.

Carlos Flores, quien había actuado como un héroe, estaba casado con Mercedes Arotinco Araujo (29), quien exigió a gritos justicia por tanta crueldad, ya que Flores deja dos huérfanas, una de siete y otra niña de tres años de edad.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.