“Mi padre no me conoce y por eso dice lo que sea”

Eva Bracamonte desmintió ayer que tenga relación cercana con su padre, Marco Bracamonte, quien en los últimos días salió en varios medios de comunicación, opinando sobre el caso que envuelve a sus hijos (Eva y Ariel) y hasta insinuando que si su hija habría tenido alguna participación en el asesinato de su madre Myriam Fefer, “no lo habría hecho sola, sino influenciada por alguien” insinuó varias veces el progenitor.

Por Diario La Primera | 23 agosto 2009 |  582 
582  

“No me sorprende lo que diga porque no me conoce. Mi papá y yo no nos conocemos. Alguien que no conoce a alguien puede decir lo que sea. De hecho me llegan mails suyos, pero generalmente son cadenas que tampoco abro. Me da flojera”, dijo vía entrevista a RPP.

En otro momento, no negó que los conflictos con su hermano Ariel surgieron por problemas económicos, empezando con -como señalamos- los gastos en la casa, luego de la muerte de su madre.

Se siente amenazado
Otro punto que reitera el interés de Ariel Bracamonte en atacar a su hermana y que vislumbra una lucha por la herencia es que ahora el joven refuerza su posición de víctima acusando a su hermana por una posibilidad de atentado contra su vida. Señala que es amenazado y desde ya acusa a Eva y Liliana de lo que podría ocurrirle. “Me sorprende su agresividad. La agresividad con la que habla. Todo lo que dice. No sé si no se da cuenta de la magnitud de las acusaciones que está haciendo. El ser agresivo no va a ayudar. El atacarme a mí sólo va a hacer que las cosas se desvíen”, respondió Eva, enfatizando que esta ola de acusaciones en su contra sólo desvían la atención hacia la verdad del crimen. “Me persiguen a todos lados, están apuntando mal”, reitera.

Eva además respondió a su padre, quien también se sumó al “cargamontón” en su contra: “Imagino que apareció en todo el tema por mi hermano Ariel. Supongo que Ariel lo ha llamado y ha encontrado una oportunidad para ser el padre que nunca fue por lo menos con uno de sus hijos”, dijo Eva. Sin embargo, al hablar de su madre Myriam, la joven cambió de expresión evidenciando un sentimiento especial hacia ella. “Creo que tengo una carencia afectiva de pertenencia y eso lo sentí cuando mi mamá murió. Cuando me fui de viaje, de pronto la extrañaba un montón, no tenerla, abrazarla. Cuando uno abraza a la madre es como volver al organismo. Ese sentido de pertenencia lo sentí con ella”, recalcó.

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario