Llamadas inculpan a Eva

El avance de las investigaciones en el caso del crimen de la empresaria Myriam Fefer, que diera un giro tras llegar los exámenes de ADN que involucran a un sicario colombiano, quien habría matado a la mujer por encargo de su propia hija, comprometen más a Eva Bracamonte Fefer. Este fin de semana se reveló que la heredera no declaró una llamada recibida del celular de su madre, justo en el lapso en que se realizó el crimen, entre 1 y 2 de aquella madrugada.

Por Diario La Primera | 28 jul 2009 |    
Llamadas inculpan a Eva
Siguen las investigaciones en este caso que remeció a la sociedad judía.
Además de ADN, que confirma como criminal al sicario colombiano. Para la Policía, caso de Myriam Fefer se acerca a su etapa final.

Más datos

CRIMINAL A SUELDO

Los sicarios son fácilmente contactados en el mundo virtual. Eva Bracamonte, según versiones del asesino, lo contactó mediante su dirección electrónica - demonioreincidente@hotmail.com-  cuando éste se encontraba en Colombia. Aún no se especifica el monto de dinero que recibió por el trabajo, tampoco dónde y cómo se hizo la entrega. En enero pasado, el fiscal Fidel Castro Chirinos de la 15º Fiscalía de Lima, mandó un balotario de quince preguntas al penal de Salta. Los agentes de homicidios trataron de recoger la versión de Trujillo Ospina, quien guarda silencio cómplice.
Los agentes de homicidios investigaron el registro de llamadas de los móviles de cada persona que estuvo en la residencia de Paúl Harris 219 en San Isidro la noche del crimen, entre ellas una llamada no declarada el día del interrogatorio que recibió Eva Bracamonte del celular de su madre a la 1:30 a.m., ya que el examen de necropsia practicado a Myriam Fefer detalla que su muerte se dio entra las 1 y 2 de la madrugada, el 15 de agosto de 2006. Esto es determinante para la Policía, y pone a Eva y su pareja como principales sospechosas.

La Policía tendría resuelto el horrendo asesinato que enlutó a la sociedad judía, luego de comparar y verificar la autenticidad y similitud de los ADN encontrados en las uñas de Fefer en la escena del crimen con el del sicario colombiano. El sicario (detenido en Argentina) comentó a un grupo de internos peruanos, que asesinó a una empresaria en Lima. Agentes de Dirincri viajaron a Salta-Argentina para conocer en detalle el caso, por lo que en mayo llegó el ADN del recluido a Perú, lo que determinaría el asesinato por encargo como causal.

El encargado de homicidios de la provincia Argentina de Salta, Reynaldo Choque reconoció la vinculación de Alejandro Trujillo Ospina en el asesinato. “Él se niega a declarar. Las autoridades peruanas deben oficializar la denuncia y apertura de investigación, para que sea juzgado en Perú”, declaró el agente.

El tema de la millonaria herencia a repartirse fue predominante. Según los investigadores, Myriam Fefer iba a recuperar el legado familiar, entre ellas la Inmobiliaria compañía Sideral SAC, algunos días antes de su muerte. El 95% pasó a la hija, dejando con una minoría a Ariel Bracamonte, que por esos años cumplía 17.

Ariel, según testimonio de la actual pareja de Eva, Liliana Castro recibió más de lo estipulado en el testamento del abuelo Enrique Fefer. “Yo sólo trabajo para ella. Estamos tranquilas pues ya sabemos quién mató a Myriam, y cooperaremos con la justicia”, dijo la compañera sentimental de la acusada hija, quien prefiere no declarar.

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.