Libre el que quemó a su ex por despecho

Julio César Salirrosas, el desalmado que el pasado viernes atentó contra la vida de su esposa Elizabeth Anaya al arrojarle agua hirviente en el rostro, no pasó ni un día en prisión, pues fue liberado la medianoche de ayer por orden del juez del Séptimo Juzgado Penal, Zoilo Cirilo Enrique Sotelo, quien ordenó su excarcelación bajo mandato de comparecencia.

Por Diario La Primera | 02 ago 2010 |    
Libre el que quemó a su ex por despecho
Terrible crimen y el autor está libre.
En menos de 24 horas la policía soltó a Julio César Salirrosas, quien el pasado viernes arrojó agua hirviente en el rostro de su ex mujer.

El hecho indignó a la familia de Elizabeth Anaya, la cual considera que la decisión del juez es injusta, pues además de que Julio César Salirrosas afectara el rostro, brazos y pecho de la víctima, quemándola con agua hirviente mientras ella dormía, también ha sido acusado de violencia familiar y registra dos ingresos a la cárcel por robo agravado y tráfico ilícito de drogas.

Tras abandonar la comisaría, Salitrosas, quien había sido detenido el sábado en la tarde y conducido a la comisaría del Rímac, declaró a la prensa de que asume su responsabilidad “como buen caballero” por las lesiones que le ocasionó a Anaya. “Si tengo que pagar por mi error lo haré, como todo un caballero, si tengo que pagar su curación, tendré que pagarla”, expresó.

Plantón de rechazo
La familia de Anaya realizó un plantón en la comisaría del Rímac, ayer al mediodía, en rechazó a la liberación del agresor, de quien aseguran haber recibido amenazas de muerte por haberlo denunciado.

Una tía de la víctima, que prefirió no identificarse, indicó que los familiares han tenido que reforzar la seguridad de su vivienda, pues Salirrosas los llamó por teléfono para decirles que se vengaría y que iría a buscarlos para “arreglar cuentas”.

Por otro lado, la madre de Julio César manifestó estar en desacuerdo con la excarcelación, y admitió que su hijo está enfermo mentalmente. “Prefiero que mi hijo sea ingresado a un recinto penitenciario, porque está enfermo. No me conviene que mi hijo esté afuera porque no podría estar tranquila. Mejor lo tengo dentro en prisión. Lo voy a curar. Yo sé que va a costar, pero tengo que hacer lo posible”, declaró Consuelo Salirrosas.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.