La vida empieza a cambiar para Liliana

Consiguió su libertad tras tres años de estar presa injustamente. Confiesa que su objetivo será conseguir la libertad de Eva. Tiene dos propuestas de trabajo y reveló que estudió en el colegio con Juan Manuel Vargas.

| 19 octubre 2012 12:10 AM | Policial | 4.4k Lecturas
La vida empieza a cambiar para Liliana
Liliana estuvo presa tres años y ahora quién repara ese daño.

Más datos

AMIGA DE VARGAS

La pasión de Liliana Castro es el fútbol. Es hincha de Alianza Lima pero reconoció que haber jugado por la “U” fue muy especial. Además reveló que estudió en el colegio Peruano-Holandés junto al jugador de la selección Juan Vargas con quien integró el equipo mixto de fútbol del colegio.
4451

Al lado de su hermana Tatiana, su abuela y sus dos mascotas, Liliana Castro Manarelli abrió las puertas de su casa a LA PRIMERA mostrándose mucho más animada luego de haber estado presa injustamente debido a que ayer por la mañana recibió dos propuestas de trabajo que le demostraron, según confesó, que su imagen va cambiando gracias a que se demostró que era inocente.

Sin embargo no todo es felicidad para ella ya que aún le falta lograr un objetivo importante en su vida: que Eva Bracamonte salga libre y quede demostrada su inocencia.

“Yo siempre fui chamba pero ahora estoy empezando de cero. Hoy (ayer) por la mañana me reuní con unos exjefes de trabajo y me dijeron que podía trabajar con ellos. Me encanta la idea que haya gente que me ayude a surgir. Estoy empezando de cero pero así empecé hace años. Para pagar mis estudios lavé mil vasos en diversos trabajos. Es mejor recibir a fin de mes tu sueldo por tu esfuerzo”, afirma Liliana en la sala de su casa de Miraflores.

Pero esta primicia tiene que ver también con la versión de que ella se benefició con las acciones de la inmobiliaria Sideral-de Eva Bracamonte. Al respecto Liliana afirma que habrá cometido muchos errores en su vida pero nunca cometió alguno que se asemeje a un delito. “Eva y yo teníamos una relación y ella decidió lo de las acciones a pesar que le dije que no tenía el dinero suficiente para pagarlas. Por ello fue que le dije: está bien pero no voy a cobrar ni utilidades, dividendos ni venderé una acción”

Sobre Eva Bracamonte, Liliana no puede ocultar cierto temor o nerviosismo cuando recuerda cómo la vio la mañana del miércoles que la visitó en el penal de Chorrillos. Reveló que la vio muy deprimida con la mirada perdida y casi siempre mirando al piso. Por eso, afirma, los amigos y su padre quieren que sienta que la apoyan y no está sola. Ambas tienen una amistad que se fundió en medio de la desgracia y la injusticia por eso, afirmó, ella es “Eva Bracamonte Fefer Castro” (con su apellido incluido).

SU VIDA EN PRISIÓN
Liliana Castro hace un alto en la entrevista para recibir, uno por uno, a sus hermanos, su tío y por último a su padre que la abraza y luego prosigue su relato. “Uno tiene una idea distinta de la cárcel. La gente piensa que te pueden matar, violar, es fea pero a pesar de mi situación encontré muchas personas de verdad arrepentidas y a pesar de su dolor me ayudaron y me arrancaron una sonrisa. Hay un montón de inocentes que merecen una oportunidad”, afirma.

Como demostrando que nunca fue enemiga del trabajo señaló que “Yo siempre me la busqué. Estando en prisión llegué a vender entre cuarenta y cincuenta sandwichs así como salchipapas, todo para apoyar a las amigas. Pensé que mi vida había sido dura pero comprobé que existían casos más duros”.

De otro lado, afirmó que es muy creyente. El lunes en que fue declarada inocente recordó que se encomendó a Dios y le pidió que acabara con esta injusticia para ella y para Eva.

DETRÁS DEL CRIMEN
La hija mayor de los Castro Manarelli sostiene que ella piensa que Alejandro Trujillo Ospina es un sicario pero sin embargo lo que la hace dudar es que, si lo es, porqué no entró con un arma para matar a la madre de Eva. De lo que sí está segura es que hay alguien detrás del crimen y que ahora se está riendo porque se salvó y ambas jóvenes fueron enviadas a prisión.

Para Liliana, Ariel empezó a atacarlas porque es muy orgulloso y siempre quiso ser el gerente, el administrador, “Ariel quiso ser todo y no me perdonó que Eva me eligiera a mí para ayudarla a dirigir Sideral”.

Sin embargo no lo acusa a él como el asesino sino de haber sido el que más presionó para que junto a Eva estén en prisión.

Su paso por la Policía también fue recordado. Tres días después del crimen, fueron con Ariel y Eva a la División de Homicidios de la Dirincri. Allí les tomaron sus huellas dactilares y luego los desvistieron para interrogarlos sin la presencia de un abogado. Por ultimo, señaló que no entiende cómo Eva sigue en prisión. “Si yo fui el cuco que relacionó a ella con Trujillo Ospina y se demostró que soy inocente porqué no la liberaron. Espero que se haga justicia en la Suprema”, finalizó.


Alejandro Arteaga
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD