La verdad detrás de millonaria herencia

El asesinato de Myriam Fefer esconde una historia llena de intrigas y ambiciones detrás de acusaciones. Con un hermano en cada bando el juez se toma su tiempo para tomar decisiones.

| 21 agosto 2009 12:08 AM | Policial | 2.7k Lecturas
La verdad detrás de millonaria herencia
Un caso lleno de aristas, posiciones y acusaciones. Pero, por encima de todo, con millones en juego.

Más datos

OTRO IMPLICADO

En la lluvia de conjeturas, resultó implicado otro personaje. Se trata del abogado de la asesinada Myriam Fefer, Pinkas José Flint Blanck. Aunque en su escrito presentado al juzgado el fiscal Fidel Castro señala que se reserva el derecho de ampliar la denuncia contra el letrado “por el presunto delito de homicidio, según surjan mayores elementos probatorios”, igual ingresó al carrousell de sospechosos.
l Pinkas Flint Blanck fue citado como testigo en este caso por su cercanía con la empresaria, quien no sólo era su amiga, sino también su patrocinada y pareja, según dijeron a la policía los hijos de la asesinada. Eva y Ariel Bracamonte aseguraron que Flint Blanck terminó la relación con su madre y que este hecho deprimió mucho a la empresaria. El abogado negó ante la policía cualquier romance, aunque reconoció que Fefer Salleres quería iniciar una relación.
2736

Más allá del estallido mediático, el crimen de la empresaria Myriam Fefer no sólo divide opiniones en torno a la confrontación entre los dos hijos de la asesinada, Eva y Ariel, sino que revelan una nube de contradicciones en medio de la cual se percibe una disputa por la millonaria herencia. Lejos del impacto por las apariciones -en los medios- de Ariel Bracamonte pidiendo el arresto de su hermana y el juez tomándose su tiempo para estudiar el expediente de la fiscalía, ayer se desbarató la hipótesis que el abogado del sicario (detenido en Argentina) sería pagado desde Lima.

Desde Argentina, el periodista Juan Antonio Arbazua, del diario El Tribuno, quien sigue el caso desde hace más de dos años, confirmó que el sicario Alejandro Trujillo Ospina no tiene un abogado, por lo cual no existe un letrado “pagado desde Lima”, una de las últimas hipótesis en esta macabra novela que viene generando rating y más posiciones encontradas.

Ante la versión de que la defensa del sicario colombiano, preso en Argentina por extorsión, estaría siendo pagada desde Lima (apuntando a Eva), Arbazua dijo que el asesino a sueldo no cuenta con defensor y tampoco recibe visitas. Pero sí dijo que tiene asesoría legal de un abogado de un “foro local”, aunque sin compromiso formal, relación que se concretaría una vez que el Estado peruano solicite la extradición de Trujillo Ospina, recluido en el penal de Salta.

No hay orden de detención
Hasta la fecha, las investigaciones policiales y judiciales no han logrado obtener pruebas contundentes en contra de la joven Eva, sindicada como autora intelectual del crimen junto a Liliana Castro Mannarelli.

LA PRIMERA conversó con el abogado de Eva y de Liliana Castro (ex pareja de Bracamonte Fefer), Julio Rodríguez, quien aclaró que hasta la fecha el Poder Judicial no ha emitido orden de detención en contra de sus patrocinadas.

Consultado sobre la implicancia que tendría en el caso Fefer la declaración del sicario Trujillo Ospina, quien afirmó (según terceros) haber participado del asesinato de una acaudalada empresaria limeña por encargo de la hija de ésta, Rodríguez declaró que esa es la versión del criminal. Y sobre si recibe dinero de las sospechosas para sostener su defensa –como declaró el padre de Eva, apuntando a su hija–, “la policía debería investigar por qué vía le llega el efectivo, y así esclarecer el caso”.

La defensa legal de Eva y Liliana explicó también que la denuncia del fiscal podría ser tomada como tendenciosa, ya que no tiene el peso necesario para culpar a sus patrocinadas. “La quieren implicar (a Eva) porque la noche del crimen se hicieron tres llamadas desde el celular de Myriam Fefer, dos de menos de tres segundos y una tercera de 30. Las primeras fueron hechas al celular de Eva y la última a un número que aún no se determina. La policía asegura que las primeras se hicieron minutos antes que se cometa el crimen, lo cual no se ha podido determinar. Y la última, han pasado dos años y hasta ahora la policía no identifica al propietario del número”, argumentó.

Además, otro de los indicios es un viaje que hicieran Eva y Liliana a Argentina, en junio de 2008. “Es lógico que, más de un año después, no conserven recibo alguno de los pagos que hicieron allá. También señalan que se hizo un giro desde Lima. Eso se explica porque allá ellas tenían bloqueada su tarjeta de débito, entonces necesitaban dinero para solventar su estadía. El dinero se recibió a nombre de ellas, no de un tercero”.

Finalmente, Rodríguez afirmó que todas las acusaciones que ha formulado Ariel Bracamonte contra Eva, no merecen respuesta alguna, pues “no se puede responder acusaciones que carecen de sustento legal”.

Sicario no aclara caso
Y el periodista argentino sigue a la espera del cuestionario de 50 preguntas que le dejó al sicario, quien no accedió a una entrevista pero sí pidió este listado de preguntas. Arbazua señala que hace nueve días tuvo un contacto personal con Trujillo Ospina, por solicitud de este último. “Tiene una cara extraña, rostro pequeño, ojos y boca pequeños. Se sonrió y dijo: no voy a contestar nada, mándeme 50 peguntas por escrito. El cuestionario ya está en su poder”, agregó.

El hombre de prensa relató que durante su encuentro con el sicario, él no le confirmó que haya sido Eva Bracamonte quien le pagó para que asesine a su madre Myriam Fefer. “Guardó silencio, se sonrió, dijo pregúnteme todo por escrito”, refirió.

Ariel apunta a contador
Ariel Bracamonte, hermano de Eva y principal interesado en meterla a la cárcel, ahora señala a otro personaje más, el contador David Hugo Rímac, empleado de la empresa Sideral, como supuesto testigo clave en este caso. Y es que Rímac dijo sobre Castro Mannarelli, que desde que asumió la gerencia de la inmobiliaria en agosto del 2008, sus gastos se incrementaron (…) y el 50% de las acciones fueron puestas a su nombre.

Aunque sin pruebas, Ariel agregó que su hermana vendió una propiedad para pagar al abogado Rodríguez (la venta reportó 95,000 dólares) y con ese dinero también se pagó a un letrado para el sicario colombiano Hugo Trujillo Ospina. Ariel Bracamonte no ha ocultado su interés –en un programa de televisión-  por la cuantiosa herencia que pose Eva (recibida del abuelo), y que según él no le pertenece, porque debió distribuirse en partes iguales.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD