Julio Moscol duda en interrogatorio

Una duda en la declaración de Julio Moscol Córdova, expareja de Ariel Bracamonte, sobre si tenía o no las llaves de la casa de la familia Bracamonte Fefer en San Isidro llamó la atención del abogado Luis Lamas Puccio, defensor de Eva Bracamonte, quien sostuvo que a pesar de ser solo un testigo debe decir la verdad y apoyar en el juicio a donde acudió ayer a declarar bajo juramento.

Por Diario La Primera | 19 jul 2012 |    
Julio Moscol duda en interrogatorio
Moscol negó haber sido pareja de Ariel Bracamonte.
Dijo no recordar cómo ingresaba a la casa de la empresaria asesinada, pero dio a entender que tenía un control remoto para abrir la puerta del garaje.

Más datos

BUENA RELACIÓN

La testigo Stephanía Cohello Alcántara, amiga de la familia Bracamonte, afirmó que la relación entre Eva y su madre era muy cordial y que el día que retornó de Israel, Eva fue recibida por su madre en el aeropuerto donde se abrazaron y luego fueron a su casa.

La vacilación se dio luego que el abogado de las acusadas le preguntara sobre cómo ingresaba a la casa de la calle Paul Harris durante el tiempo que vivió tras el asesinato de la empresaria Myriam Fefer. Moscol Córdova dio a entender que usaba el control remoto para abrir la puerta del garaje pero luego afirmó que en realidad no recordaba bien.

Además indicó que entre él y Ariel Bracamonte había solo una relación de amistad, a pesar que el propio Ariel reconoció que eran pareja y que el padre de Ariel Bracamonte sostuvo en una manifestación policial que sabía que su hijo y Moscol eran pareja. Agregó que solo se fue a vivir a esa casa para dar un apoyo moral por la muerte de la empresaria. Durante la sesión, Moscol comentó que Ariel le avisó de la muerte de su madre a través de una llamada telefónica. Además refirió que cuando vivía en esa casa no colaboraba económicamente, salvo en una ocasión en la que compró algunos alimentos.

“Me han destrozado la vida. No ellas (Eva Bracamonte y Liliana Castro) sino la prensa. Ahora que soy Ramazzotti la prensa me llama”, precisó durante su declaración en calidad de testigo. Esta afirmación generó la risa del asesino colombiano Alejandro Trujillo Ospina quien hizo un gesto con las manos por lo que los magistrados le llamaron la atención.

En tanto, la difusión en algunos medios de comunicación del contenido de los sobres supuestamente lacrados relacionados al caso Fefer tendrían la intención de afectar el debido proceso y desprestigiar la decisión judicial de no tomarlos en cuenta señaló el abogado de Eva Bracamonte, Luis Lamas Puccio durante la audiencia en donde declaró Julio Moscol Córdova, la supuesta expareja de Ariel Bracamonte.


Alejandro Arteaga
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.