Jóvenes estuvieron presos injustamente

Carlos Matta Orolla y Jhon Carpio Gallegos fueron acusados de arrojar una piedra a un bebé causando su muerte a pesar que la necropsia indicó que murió de causas naturales.

| 15 junio 2012 12:06 AM | Policial | 1.9k Lecturas
Jóvenes estuvieron presos injustamente
Amigas y familiares de John Carpio lo visitaron en su casa.

Más datos

DETENIDOS

Cabe indicar que aún falta liberar a Miky Díaz Huamán, Gustavo Ferrer Idelfonso y Miguel Aval Pereda. La titular del 51 Juzgado Penal de Lima, Norma Pacora Portella, aún deberá firmar la resolución que ordena sus excarcelaciones.
1950

Un nuevo caso de negligencia en el Poder Judicial fue denunciado ayer tras la liberación de dos jóvenes que permanecieron presos casi un año entero acusados de matar a un bebé durante un ataque de pandilleros a una familia en San Juan de Lurigancho.

Carlos Matta Orolla y Jhon Carpio Gallegos abandonaron el penal Piedras Gordas, después de estar once meses encerrados por la muerte del infante a pesar de las pruebas a su favor y tener varios testigos que avalaban lo que ellos afirmaron desde el principio.

¿Quién me va a devolver los once meses que estuve en prisión? Yo estaba trabajando cuando me encerraron por la denuncia”, dijo Matta en su humilde vivienda acompañado de sus familiares.

Detalló que el día de los hechos estuvo jugando fulbito con unos amigos hasta las diez de la noche y luego bebieron unas cervezas para retirarse a sus casas caminando. Sin embargo en el trayecto se encontraron con los vecinos y los policías que los detuvieron hasta hace pocos días.

En tanto, su tía Marcela Otoya, denunció que tuvo que pagar 500 soles al Banco de la Nación para su liberación, pese a que nunca se demostró la acusación en su contra.

Por su parte, John Carpio dijo no sentir rencor por la madre del pequeño, Jacqueline Reyes Quesada, quien los denunció, pese a que la necropsia arrojó que el bebé murió de causas naturales.

“Respeto su decisión, no la culpo. No sé si podré guardar rencor, pero esa familia injustamente nos denunció”, expresó a los periodistas que llegaron por la mañana a su vivienda en San Juan de Lurigancho.

La muerte del bebé ocurrió la noche del 1 de agosto del año pasado en una calle de la zona de Santa María cuando una pandilla intentó asaltar a un joven de 17 años. Paulo Sulca (25), padre del recién nacido, lo trasladó hasta la clínica San Pablo pero a los pocos minutos murió.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Loading...