“Húndanlos en la prisión”

Es el pedido del pueblo chinchano y de los familiares de ‘Sandrita’. Aún lucen sorprendidos por la culpabilidad de sus vecinos “Randy” y “Gringo”. Parientes de presuntos asesinos alegan inocencia.

Por Diario La Primera | 02 ago 2008 |    
(1) Familiares de ‘Sandrita’ quieren la pena mayor para los ‘Monstruos de Chincha’. (2) Defiende a su hijo “Gringo”.

“Nada en la vida nos va a devolver a nuestra engreída. Ni el dinero, ni nada. Sólo queremos que les caiga todo el peso de la ley a estos miserables. Pedimos que se hundan en la cárcel. No me explico cómo es posible que le hayan podido hacer eso a una inocente criatura, incluso si ambos tienen hijos menores”, nos cuenta el tío de ‘Sandrita’, César Carbajal. Los asesinos de su sobrinita ya están tras las rejas, los familiares ahora sólo exigen justicia. Lucen calmados, pero aún no salen de la sorpresa y la indignación.

Tanto Sonia, la madre de ‘Sandrita’, como la señora Valentina Herrera, abuela de la difunta menor, no salen de la impresión. Aún no creen que sus vecinos de toda la vida hayan sido protagonistas de tremenda crueldad. Esa sorpresa no sólo es porque fueron sus propios vecinos quienes raptaron a la menor aquella mañana del domingo 22 de junio sino porque Luis Tasayco Martínez “Gringo” (23) tuvo la desfachatez de acercarse a su vivienda a colaborar pegando afiches sobre la búsqueda, mientras que “Randy” Carpio Gallardo (37) participó de una vigilia.

“Randy saludaba a nuestra familia normalmente. Por años vivió frente a nuestra casa, de ahí se mudó y vivía en el Pasaje Herrera donde viven mis hermanas y tías. Sin embargo, después que se encontró el cuerpo de ‘Sandrita’ empezó a pasarse de frente, siempre con la gorra abajo. Parecía que el cargo de conciencia ya lo estaba afectando”, nos cuenta la tía de ‘Sandrita’, Ana, quien niega que su familia haya sindicado a ambos detenidos como los asesinos. “Eso lo determinó la Policía, las investigaciones han dado con los culpables. Ellos se siguen culpando el uno al otro pero ambos han reconocido que la raptaron para intentar violarla, hasta que se les pasó la mano al asfixiarla. Horas después, la apuñalaron para despistar”.

‘Randy’ se hizo el loco
César nos cuenta que apenas desapareció ‘Sandrita’, los familiares junto a amigos y vecinos empezaron a buscarla por todos lados. “Todos eran sospechosos. Fue ahí que nos dividimos para hallarla y al promediar el mediodía de ese domingo mi madre se dirigió a la choza donde dice la Policía que “Randy” y “Gringo” tenían el cuerpo de ‘Sandrita’. Ahí salió “Randy” y le dijo a mi madre, Valentina, abuela de ‘Sandrita’ que él no había visto nada, que en ese momento se dirigía a trabajar y que no lo molesten más. Sin embargo, muchos testigos contaron que “Randy nunca fue a trabajar y se quedó. La verdad era que el cadáver aún estaba dentro y luego los vieron huir en un mototaxi”, asegura. Según fuentes policiales, “Randy” en un primer momento mencionó haber visto a la niña con un sujeto caminando por una chacra aledaña. Es en ese instante que se sospecha que el padre de la menor, Jaime Figueroa Concepción, regresó de Venezuela para raptar a su hija. Algo que fue descartado de inmediato. También incluso se sospechó de su tío Pablo, porque tenía antecedentes de haber querido violar a una menor. Esa hipótesis igualmente se negó. “Como nunca tuvo padre, sus abuelos, su madre y todos sus tíos le dimos lo mejor”, nos dice César, quien asegura que ambos asesinos solían andar bebiendo y drogándose con gente de mal vivir.

“Mi hijo no es un asesino”
La casa de ‘Sandrita’ luce aún con las fotos de la menor en su fachada. A pocos metros, se ubica el Pasaje Torres, un lugar no muy bien visto por los vecinos. Según los familiares de la menor asesinada, “en ese callejón creen que el “Gringo” es un santo”. Ahí se encuentra su madre, Margarita Martínez (41). Ella llora por la captura de su hijo. “¿Cómo va a ser capaz de matar a una niña, si tiene su hijita de 3 años? Es bien cariñoso con su hijita y sobrinos. Es inocente. Deben de atrapar al asesino y no culparlo por sus antecedentes”, nos dijo.

Explicó que su hijo nunca se escondió sino que se iba fuera de la ciudad a recoger algodón. “No podía trabajar porque tenía orden de captura. Su ex chica de 14 años lo acusó de violación sin pruebas. Desde ahí tuvo problemas con la justicia, estuvo preso y nunca quiso regresar”, indicó.

Tras las rejas en penal de Cachiche
Dicen los familiares que el pueblo chinchano al enterarse de las capturas de los presuntos asesinos querían quemarlos vivos. Pero la Policía los escondió. Según el parte policial de la comisaría de Chincha Nº 84-08-XVDIRTEPOL-RPI-CSCH y firmado por el jefe policial de la región Ica, general Bernabé Garavito, se comunicó a la Dirección General de la Policía que bajo estricta seguridad “Gringo” y “Randy” fueron trasladados a las 7 de la noche del miércoles 31 al penal de Cachiche (Ica) para recluirlos y juzgarlos por el delito contra la libertad personal y secuestro con subsecuente delito contra la vida, el cuerpo, la salud y homicidio calificado en agravio de ‘Sandrita’, según confirma la jueza Susana Salazar Oncebay, del 1º Juzgado Especializado de Ica. El jefe de investigaciones, mayor Roberto Vilca, quien quedó a cargo del caso, informó que “Gringo” tenía orden de captura desde 2006 por la violación de M.I.M.C (12), ocurrida el 20 de enero de ese año, además de ser culpado por el mismo delito contra las niñas A.E.C.S (8) y A.S.S. (7). “Randy” estuvo preso por robo agravado.

Gianfranco Gonzales F.
Enviado especial a Chincha


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.