Examen sicológico hunde a “Loco David”

David Sánchez Manrique es agresivo y pierde el control de sus impulsos. Jorge Montoya, “Calígula”, carece de sentimiento de culpa y admitió que consumieron drogas.

| 03 octubre 2011 12:10 AM | Policial | 3.6k Lecturas
Ambos barristas están en la cárcel por homicidio calificado y disturbios.
3682

La agresividad, consumo de drogas y poco sentimiento de culpa son algunos de los rasgos de la personalidad de David Sánchez Manrique Pancorvo (36) “Loco David” y Jorge Luis Montoya Fernández (35) “Calígula” que encontró la Policía luego de practicarles el examen de sicología forense durante las investigaciones efectuadas antes de ser encarcelados.

Para la Policía, el examen de psicología forense 446/2011 efectuado en las oficinas de la División de Homicidios es específico y contundente para despejar las dudas de la participación de ambos barristas en los sucesos ocurridos en el estadio Monumental el sábado 24 de setiembre.

En el caso de David Sánchez-Manrique, uno de los dos acusados por el homicidio de Walter Oyarce, la Policía indica que “reacciona de manera agresiva denotando poca tolerancia a situaciones que le generan frustración y pierde el control de sus impulsos. Actúa sin medir las consecuencias de sus actos guiado por la emoción del momento”, dice el documento. “Loco David” dijo a los agentes que no se llevaba bien con ninguno de sus padres y no era pegado a su familia, indicando además que hace seis meses visitaba a un sicoanalista debido a las recomendaciones de amigos de trabajo. El documento detalla que el fanático de La “U” “es susceptible a la ofensa, guarda rencores y no olvida los agravios. Esto le genera conflictos internos y tensión emocional que los canaliza de manera agresiva contra su entorno”.

Por su parte Jorge Luis Montoya Fernández (a) “Calìgula” fue el único en admitir que ese día estuvieron en el palco “tomando pisco, consumiendo drogas y fumando marihuana”. Sobre la gresca dijo que “yo aparezco en uno de los videos peleando, luego me arrojan una botella y yo devuelvo el botellazo pero no lo empujé”.

Sobre él, el documento indicó que “evidencia rasgos de personalidad antisocial y dependencia al consumo de sustancias psicoactivas. Es una persona emocionalmente inmadura. No aprende de sus errores y experimenta poco sentimiento para sentir culpa.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD