Eva Bracamonte culpa a la prensa

Su defensa señala que no temen confrontar declaración del asesino colombiano. Ariel vuelve a arremeter contra su hermana. Ahora dice que pagó otro sicario, hermano del primero, para matarlo a él. De película.

| 24 agosto 2009 12:08 AM | Policial | 1.9k Lecturas
Eva Bracamonte culpa a la prensa
(1) Eva espera confrontación con el sicario y Ariel, desesperado, sigue acusando a su hermana. (2) El altar de Myriam.

Más datos

DETALLE

El llamado a Luis Manarelli Rachitoff, de la 15 Fiscalía Penal de Lima, es porque sería amigo del sicario Alejandro Trujillo Ospina. El magistrado Alfonzo Payano Barona, del 17 Juzgado Penal de Lima, citará además al padre de Liliana, Flavio Castro Otero, para que responda sobre la razón por la cual sus gastos con tarjeta de crédito se incrementaron de 6 mil soles en 2006 (año en que asesinaron a Fefer) a 98 mil en diciembre de 2008. Otra jornada judicial para esta semana sería la solicitud para que se embarguen los bienes no sólo del padre de Liliana, sino de ella y de Eva Bracamonte, amparándose en que se debe garantizar el eventual pago de una reparación civil.
1945

Continúa la ola de acusaciones en esta guerra familiar manchada de sangre. Mientras por un lado la hija de la asesinada Myriam Fefer, Eva Bracamonte Fefer, señala -a través de su defensa legal- que no tendrían problemas en confrontar al sicario colombiano, su hermano Ariel volvió a arremeter contra ella, afirmando que pagó 25 mil dólares a otro… para matarlo a él. La disputa por la herencia continúa.

El abogado de Eva Bracamonte, Julio Rodríguez, señaló a LA PRIMERA que no tienen problemas en una confrontación con el sicario colombiano Julio Trujillo Ospina, detenido en Argentina por otro delito. Sentenció que la justicia peruana debería acelerar la extradición del asesino por ser parte vital de un caso de esta trascendencia. El trámite aún en proceso, pero con la lentitud que suele siempre mostrar un proceso judicial en nuestro medio.

Rodríguez señaló que “será la mejor forma de echar por tierra toda la andanada de acusaciones contra mi patrocinada”. Sobre Eva y su ex pareja, Liliana Castro Manarelli, pesa aún la posibilidad de que se les emita orden de captura, a pesar de comprobarse que el fiscal Fidel Castro no tuvo tiempo en estudiar, en 10 días hábiles, los aproximadamente 8 mil folios que tiene el inmenso expediente del caso que lleva ya tres años y aún no tiene visos de solución, pues cada día las investigaciones generan nuevos sospechosos.

Uno de ellos es el que fuera no sólo abogado sino supuesta pareja sentimental de la fallecida Myriam Fefer, el letrado Pinkas Flint. Ayer salió ante los medios para defenderse, pues su nombre comienza a ser, cada vez más, mencionado en el caso.

Flint decidió dejar de lado el perfil bajo, luego de ser implicado por el fiscal en la denuncia ante el juez. El abogado señaló que en la prolongada investigación de la policía está claro que no tuvo nada que ver con el homicidio.

“Estoy verdaderamente indignado por una afirmación gratuita que daña mi honor, porque la Fiscalía, con los indicios que tiene, debe formular una acusación y denuncia a las personas en base a pruebas, por lo menos indiciarias y desarrolladas por más de dos años por la policía. Es claro que, después de una enorme investigación de la policía, yo no tengo nada que ver”, sentenció.

Nueva galería
No negó su mortificación porque también fue implicado oficialmente en el proceso en base a conjeturas o a indicios. El caso cobró una nueva fuerza (e interés nacional) tras confirmarse que el criminal colombiano sí fue quien mató a Myriam Fefer, gracias a los exámenes de ADN comparados con las muestras de los restos de piel hallado en las uñas de la víctima. Esto generó que los nuevos rumbos de las investigaciones involucraran a otros personajes, como Pinkas Flint, el contador de la empresa Sideral, Miguel Rímac; el padre de Liliana Castro, Flavio Castro; el padre de los hermanos, Marco Bracamonte y hasta el primo de ella, el conocido ex integrante del “Clan Calígula”, Luis Manarelli Rachitoff, quien estuvo preso varios años.

En la denuncia formulada la última semana por el Ministerio Público, el fiscal Fidel Castro se reserva el derecho de ampliar la denuncia contra otras personas involucradas en el homicidio. Fue entonces que el nombre de Pinkas Flint volvió nuevamente a escena. “Una vez más y lo voy a decir en forma tajante: Myriam Fefer era una clienta mía y amiga de la época del colegio, por lo tanto no hay una relación sentimental (sino) amical”, señala.

Pero a pesar de su negativa, la Fiscalía sospecha que el abogado y la empresaria tenían una relación amorosa, pues el día del asesinato la policía encontró la foto del Flint en un altar de brujería de Fefer. Con ello se ratificaba las creencias de la difunta Myriam, quien no sólo colocó una foto del abogado Flint en el singular altar armado en su dormitorio, sino también tenía una foto del padre de sus hijos, Marco Bracamonte, rodeado de toda una suerte de utensilios religiosos.

Otra causal para que impliquen a Flint es que su registro migratorio revela que el abogado regresó de Colombia, país del sicario Trujillo Ospina, un día antes de la muerte de la empresaria

Nueva acusación de Ariel
Y reiterando, el fin de semana, la intención de sindicar como culpable directa a su hermana, el menor de los Bracamonte Fefer decidió aumentar el ataque señalando que Eva contrató otro sicario, esta vez para matarlo a él. Lo malo es que esta nueva acusación se basa en mails sin confirmación ni mención de nombres. Es solamente un envío. Ariel Bracamonte recibió un e-mail de un supuesto sicario (aún más impactante para alimentar la historia es que se define como hermano del primer sicario) que habría sido contratado por su hermana para que lo maten. Mail no analizado por la policía.

“Hola, quiero decirte que tu hermana me dio a mí 25 mil dólares para matarte. Yo soy hermano del asesino de tu madre, pero estoy escondido porque no te maté y no quiero devolver la plata a tu hermana. Tu hermana te odia. Cuídate mucho. No te confíes”, reza el mensaje revelado por Ariel a los medios, mensaje que no ha sido estudiado.

De seguir esta pista, se apuntaría ahora a un nuevo personaje: Alejandro Trujillo Ospina, hermano de Hugo Trujillo Ospina, asesino de la empresaria. “Bueno, es un solo e-mail. Más como amenaza que como información. Pero no sabemos si es cierto. Hay indicios de que este hombre podría estar en Lima, pero no es seguro. Este e-mail será presentado al juzgado”, señaló Bracamonte (hoy realizará dicha diligencia) aclarando que es un mail sin confiabilidad (para evitar que esta “revelación” se vuelva en su contra), pero dejando ante la opinión pública nacional una nueva acusación de intento de asesinato sobre su hermana. Y con esto, el caso Fefer continúa manteniendo en vilo a los peruanos…

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD