“Están en la cárcel sin pruebas”

Abogado denuncia que proceso está plagado de contradicciones. Como anunciaron, Eva y Liliana se pusieron a derecho. Tras veloz trámite, las pasan de carceleta a Santa Mónica. Ariel se unió a la caravana para verlas entrar al penal.

Por Diario La Primera | 10 set 2009 |    
(1) Otro torbellino mediático en el Poder Judicial. Liliana Castro y Eva Bracamonte al momento de su traslado al penal de Santa Mónica. Juez ordenó encarcelarlas, juicio puede durar tres años. (2) El hermano no quiso perderse el espectáculo. Extraño personaje. (3) El abogado Rodríguez analiza las contradicciones jurídicas.

Más datos

HABLA LA NANA

Elizabeth Galarza, ex nana de Eva Bracamonte, no cree que ella haya podido mandar matar a su madre, por lo que consideró que hay “otros individuos” involucrados. Galarza expresó su apoyo y se ofreció a visitarla en el penal mientras continúen las investigaciones judiciales. “Vine a la casa a ver a la niña (Eva Bracamonte), no es posible lo que le están haciendo”, declaró la ex trabajadora de la familia Fefer.

Tal como lo anunciaron la noche del martes, a través de su abogado, Eva Bracamonte Fefer y Liliana Castro Mannarelli, acusadas por el crimen de la empresaria Myriam Fefer Salleres, se entregaron ante las autoridades llegando alrededor de las 8:30 de la mañana a la sede de Palacio de Justicia para enfrentar el proceso que las acusa como autoras intelectuales de este homicidio que mantiene la atención del país.

Luego de la vorágine en que se convirtió la entrega y el posterior traslado de ambas jóvenes, el abogado Julio Rodríguez reiteró lo expuesto la misma noche del martes en el programa “Prensa Libre”, de que el proceso tiene graves contradicciones, por parte del juez, que denota una serie de indicios pero no implica pruebas. Por ello, se puede sindicar que hubo prevaricato y se envió a la cárcel a dos personas sin pruebas reales. Reiteró que es ilegal la orden de captura emitida por el juez del 17 Juzgado Penal de Lima, Alfonzo Payano, y señaló que apelará la decisión ante las instancias superiores. No confirmó la acusación formal de prevaricato, hasta el momento.

“Están en la cárcel sin pruebas. El mandato de detención no guarda relación con el derecho”, sindicó, acotando que, a su juicio, no hay flagrancia delictiva ni peligro de fuga. Agregó que no representan un peligro, toda vez que “el caso tiene más de tres años (…), tienen arraigo, tienen domicilio, actividad económica y educativa conocida. Una orden de detención en esta coyuntura es abiertamente ilegal”. Confía que la apelación que presentará a una sala superior dejará sin efecto la orden de captura dictada por el juez Payano.

Entre las contradicciones resaltadas, analizando la orden emitida, se encuentran que se toma como indicio de culpa que Liliana Castro “no tenga empleo”, pero en el mismo expediente la mencionan como gerente de la inmobiliaria Sideral. Otra más es cuando se habla de “peligro de fuga” al señalar que no tienen domicilio fijo (“carece de arraigo”), pero luego sindican que -como otro ‘indicio de culpa’- Eva Fefer y Liliana Castro viven juntas en el domicilio de la calle Paul Harris 211, San Isidro. Las contradicciones jurídicas hacen que el caso se convierta en aún más polémico, si es que se comprueba que el juez procedió a ordenar la detención sólo por indicios.

La entrega
Luego de pasar la noche en un hotel capitalino, Eva y Liliana se entregaron a la justicia para ponerse a disposición del titular del 17º Juzgado Penal de Lima. Las procesadas ingresaron por la puerta cuatro al local judicial, cubiertas con las capuchas de sus vestimentas y eludiendo –con ayuda de los agentes- a la nube de periodistas que aguardaban desde primeras horas la llegada de ambas.

Una vez dentro del recinto legal y luego de dar por más de una hora sus instructivas generales al juez Alfonzo Payona, las jóvenes fueron conducidas a la carceleta del Poder Judicial, donde el personal del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) las clasificó para que posteriormente se disponga su internamiento en el penal para mujeres “Santa Mónica”, en Chorrillos. El trámite fue de lo más veloz.

También pasaron un chequeo médico de rutina por parte del Instituto de Medicina Legal (IML) en los calabozos donde estuvieron recluidas. Rodríguez comentó el estado anímico de ambas. “Es entendible que estén anímicamente destrozadas en una situación como ésta. Es una resolución que debería atemorizar a todos los ciudadanos”, agregó el letrado, acotando que espera proceda su pedido de mandato de comparecencia, presentado ante el Poder Judicial.

Eva Bracamonte Fefer y Liliana Castro Mannarelli permanecerán por tiempo indefinido en el área de prevención del Penal de Mujeres de Chorrillos (ex Santa Mónica), mientras se determine a qué pabellón de este recinto penitenciario serán trasladadas. Apuntando hacia otros incidentes, todo indica que en esta área ambas jóvenes se verían las caras con la cantante vernacular Abencia Meza.

Fuentes del INPE indicaron que, al momento de ingresar al penal, Bracamonte y Castro llenaron sus fichas de internas y recién hoy podrían encontrarse con su abogado Julio Rodríguez.

Se presumen culpables…
Las reacciones no tardaron. Más que por la implicancia de ambas en el caso, por la decisión de arrestarlas basándose en presunciones. “La decisión de un juez debe estar basada en pruebas, no en presunciones. Si presume peligro de fuga, la persona acusada debe estar en un lugar fronterizo, ad portas de fugarse del proceso, haber viajado o probarse que preparaba un viaje para huir. Por ello, las contradicciones son graves”, acotó la defensa de Bracamonte y Castro, señalando la excesiva propensión de los jueces en llevar gente a la cárcel (más siendo personajes mediáticos) basándose en presunciones.

Un caso cercano y palpable es el de Abencia Meza, quien por presunciones y acusaciones aún no probadas, fue arrestada y ya lleva más de dos meses presa.

Independientemente de si las jóvenes tienen culpabilidad o no en el crimen (lo que se determinará en el proceso), las reacciones judiciales continuaron en torno a este nuevo caso de personajes públicos presos por indicios y que -más que apuntar a encontrar justicia- alimentan el show mediático que sigue robando la atención nacional.

Ariel Bracamonte se unió a caravana hasta el penal
Otro aspecto fue la reacción del ciudadano de a pie que nuevamente es parte del torbellino en el traslado de personajes conocidos a un penal. Decenas de personas vieron la llegada de la ambulancia del Grupo de Operaciones Especiales (GOES), no el vehículo habitual, que trasladó a ambas detenidas. Un detalle singular es que, en medio de la multitud, estaba el hermano de Eva, Ariel Bracamonte, quien horas antes lanzaba más ataques dando a entender intencionalmente que su hermana habría fugado junto con Liliana.

Alrededor de las 7 de la mañana, en “Primer Reporte” de ATV, Ariel opinaba sobre la orden de captura y sentenciaba que no sería raro que ya hubieran fugado, cuando a las 8:30 de la mañana ambas se estaban entregando a la justicia para ponerse a derecho. Incluso tocó el tema que su hermana tiene nacionalidad israelí, para aumentar el ataque insinuando que pudo ya “escapar” del país amparada en esta condición y en el poder económico del que dispone.

Bajo extremas medidas de seguridad, personal del INPE trasladó a Eva Bracamonte y Liliana Castro Mannarelli hacia el ex penal Santa Mónica de Chorrillos. Cerca de las 14:50 horas, las procesadas abandonaron la carceleta del Poder Judicial, ante la expectativa de los curiosos, quienes gritaban consignas a favor y en contra de las procesadas.

Un gran operativo se montó para el traslado de la dupla hacia el penal. Una inmensa caravana de autos entre patrulleros, vehículos de prensa y del propio Ariel Bracamonte acompañaron la comitiva. El vehículo donde iban las jóvenes ingresó por la puerta número 2. Allí pernoctan desde ayer, como lo hacen Abencia Meza, como lo hicieron Magaly Medina, Malú Costa, Angie Jibaja, y muchas figuras conocidas cuyos procesos sirvieron para robarse la atención nacional.


Víctor Cachay
Miguel Palomino
Redacción


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.