Estafaba con terrenos

El sueño de conseguir un terreno para construir sus viviendas se esfumó de pronto. La señora Bertha Morales conocía a Jorge Cahua Melo hace más de 20 años, pues Cahua era amigo de su esposo Wilfredo Cornelio Sánchez desde el colegio y se había ganado la confianza de sus familiares y vecinos en la Urbanización Altares, en el distrito de San Martín de Porres. Sin embargo, nunca se imaginó que aquel sujeto al que consideraba su amigo acabaría estafándola con la venta de predios en Comas. El monto que se llevó Cahua supera los 20 mil soles.

Por Diario La Primera | 18 jul 2008 |    
Estafaba con terrenos
(1) No creyó ni en sus allegados. Les quitó más de 20 mil soles. (2) Estafador les dijo que iban a tener predios en Comas.
Desde 1995 se dedicaba a engañar y lo capturan cuando se hacía pasar como trabajador de Cofopri.

Más datos

DETALLE

Junto a Bertha Morales, fueron embaucadas Lady Zegarra y su tía Mardelí Aliaga quienes se ilusionaron con tener su casa propia y le dieron al estafador más de 7 mil soles. Las víctimas no aguantaron su ira y cuando el estafador era trasladado a la Fiscalía, lo intentaron linchar.

El cuento del terreno propio
En la División de Estafas de la Dirincri informaron que Cahua Melo fue capturado al intentar engañar más víctimas. Se le conocía como el “Rey del Cuento de la adjudicación de terrenos” y estafaba desde 1995 ofreciendo además casas y autos. Ha estado requisitoriado en 8 ocasiones por el delito de estafa.

“Me siento engañada vilmente. Este señor se ha valido de nuestra amistad para al final dejarnos sin dinero. Se presentó como trabajador de la Comisión de Formalización de la Propiedad Informal (COFOPRI), incluso me llevó a conocer los lotes y de pronto desapareció con nuestros ahorros de años”, contó indignada Morales, quien aseguró que aceptó la oferta del terreno debido a que ella no podía conseguir créditos, pues su esposo se encuentra de ilegal en el extranjero.

Morales empezó pagando 2 mil soles de inicial. Siguió abonando dinero. Pasó el tiempo y cuando esperaba que desde COFOPRI le oficialicen el terreno, Cahua despareció. Averiguó en el organismo estatal y fue ahí, donde le informaron que los documentos presentados eran falsos. Era una víctima más del cuento del terreno propio.

Gianfranco Gonzales F.
Redacción


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.