Errores que marcan…

Pasada una semana de la dura experiencia vivida, dos de los jóvenes ciclistas acusados de asaltantes expresan que nada les borrará de sus mentes la humillación sufrida.

| 16 junio 2008 12:06 AM | Policial | 2.2k Lecturas
(1) La vida continúa. Ahora los ciclistas exigen disculpas. Sin embargo, nadie les quita lo sufrido. (2) Masías debe disculparse.

Más datos

DATO

El abogado analiza, además, la posibilidad de concretar una demanda penal contra el alcalde Masías, quien “una vez más se ha equivocado y miente a la opinión pública”. Abraham  no se cansa de exigir disculpas públicas al burgomaestre. ”Nos trató como delincuentes, ahora queremos que nos vuelva a presentar ante cámaras para pedirnos disculpas”, dijo.
2235

Justos pagan por pecadores. Un dicho que se aplica a la pesadilla vivida por estos jóvenes ciclistas, luego que el 5 de junio fueran detenidos por un grupo de policías (al mando de una eufórica agente femenina), además del Serenazgo de la Municipalidad de Miraflores. A causa de la deficiente labor de algunos efectivos, la imagen de la Policía Nacional fue golpeada. Esta vez arrastró consigo a cuatro muchachos deportistas. Pasaron los días, pero la indignación no cesa, más cuando el alcalde miraflorino no pide disculpas. Aquí, un recuento y las actuales sensaciones de los afectados, quienes -ya respirando fuera de la cárcel- contaron a LA PRIMERA cómo ven ahora la vida.

La noche del 5 de junio, Abraham Nina (26), César Cavero (18), Jorge Chávez (37) y Daniel Távara (39) decidieron ir a observar un evento de ciclismo, en el centro comercial Larcomar en Miraflores. Sólo querían gozar su deporte favorito. De pronto, todo cambió. Eran casi las diez de la noche, y ya no estaban entre el público deleitándose con el ciclismo de aventura, sino dentro de un patrullero. Lejos de su barrio, San Juan de Lurigancho, no lo podían entender. La injusticia tomaba forma. Habían sido detenidos por la Policía y el Serenazgo de Miraflores. Empezaba su pesadilla.

Los más jóvenes, Abraham y César hablaron con LA PRIMERA. Y nos relataron la humillación que sintieron cuando fueron apresados y posteriormente presentados públicamente como la banda “Los Malditos de Larcomar”, con la presencia y asentimiento del alcalde de Miraflores, Manuel Masías.

Lo ocurrido, en sus palabras…
Jueves 5 de junio, en la noche: “Fuimos en moto a observar una competencia de ciclismo. Yo llevaba en la mía a César y en la otra motocicleta iba Jorge con su primo Daniel. Cuando volteé vi que una camioneta de Serenazgo le cerraba el paso a Jorge y una mujer policía que les apuntaba con un revólver y procedía a esposarlos y arrojarlos al piso”, recuerda Abraham.

“Luego nos detuvieron a nosotros. Vino la policía y nos encañonó como hizo con ellos y nos dijo que nos arrojáramos al suelo también. Creyeron que las cosas que llevábamos eran robadas. Yo llevaba dos celulares, una cámara digital y un Ipod”.

Más impresionado, César, quien recién empieza en el ciclismo, narró que cuando los llevaron a la comisaría los golpearon. “Todo porque queríamos saber por qué nos arrestaban. Nos callaban. Sentimos pánico y nos destrozaron psicológicamente”, recordó.

Viernes 6 de junio: “Pasamos la noche en la comisaría y nos revisó el médico legista. Queríamos llamar a nuestras casas pero no nos dejaron hasta la madrugada”, señala Abraham. Posteriormente fueron presentados a la prensa como “Los Malditos de Larcomar”. En la escena estuvo presente el alcalde Manuel Masías, quien además alabó la ¿destacada? labor de la policía femenina Katty Zapata Prieto. Ella fue quien los detuvo. “A ella la aplaudieron como a una heroína. Sus compañeros se asombraban porque no imaginaron que ella fuera capaz de apresar a una banda de delincuentes”, expresan los ciclistas.

Pesadilla llega a su fin
Los jóvenes denuncian que cuando se comprobó, mediante facturas, por los familiares de los chicos, que los celulares, la cámara digital y el Ipod eran de ellos, les sembraron droga. Y denuncian que fueron torturados para que firmen el atestado acusándolos de delincuentes.

Presos, indignados y peor aún humillados pasaron los días hasta que el último miércoles fueron trasladados al Ministerio Público, donde la titular de la 53º Fiscalía Penal de Lima, Magda Atto, ordenó su liberación al comprobar que no había motivos para encarcelarlos más tiempo. La pesadilla terminó casi una semana después.

Ahora, los chicos se aprestan a seguir con sus vidas, sin olvidar la injusticia. Ellos sólo quieren reivindicación. El deporte es su vida y no la delincuencia.

Patricia Chumo T.
Redacción



En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Loading...