Desalojo sangriento

¿Abuso de autoridad? La Asociación de vecinos Capitán FAP José Abelardo Quiñones, en la urbanización Tahuantinsuyo en el distrito de Independencia, sufrió un duro golpe. El martes, al promediar las 11 de la noche, un desalojo policial a la vivienda de Zenón Apaza acabó en tragedia. Su hijo, Julio César Apaza (26), resultaba herido de bala en el abdomen por los agentes del contingente policial. En el piso, Apaza además era golpeado y pisoteado. Unas tres horas después, en la madrugada de ayer, Julio fallecía en un hospital de Los Olivos, dejando huérfana a su hija de 7 años.

| 05 junio 2008 12:06 AM | Policial | 2.1k Lecturas
Desalojo sangriento
(1) Julio Apaza (a la izquierda) visitó su casa, la de toda la vida, para defender a su hermana.­­­­­­­­ (2) Los vecinos y los familiares no podían creer el abuso policial.
Policías matan a joven por defender su hogar. Mientras investigan, separan agentes por abuso.

Más datos

DATOS

“Julio era un chico responsable. Ayudaba a su padre en la venta de discos o embragues de autos en La Cachina. Vivió toda su vida aquí, hasta que se mudó con su esposa e hijas a Campoy. Sólo vino a defender a su hermana cuando se enteró del desalojo, y ahora está muerto”, contó, entre lágrimas, Rubén Retuerto, su amigo de la infancia.
2102

Las investigaciones a quince policías, cuatro de la comisaría de Tahuantinsuyo y once agentes del Servicio de ­Operaciones Especiales (SOES) ya empezaron. Por el momento, los familiares reclaman justicia.

Todo por una deuda
“Policías asesinos”, gritaban los vecinos en la urbanización Quiñones. Según cuentan, eran calles tranquilas hasta hace un mes, cuando los policías empezaron a presionar por el desalojo de la manzana J, lote 1 de la nombrada urbanización. Ése sólo fue un aviso. Pese a que la familia pidió ayuda en la comisaría. Pasó el tiempo y no les hicieron caso.

Desde las 4 de la tarde del martes, personal de la inmobiliaria AIA SAC junto a policías intentaron tomar la vivienda, ubicada al costado del colegio La Pontificie. Esperaron que la familia Apaza no se encuentre en casa y aprovecharon para sellarle las puertas. Los familiares se quejaron y entraron nuevamente a sus casas. Lo peor estaba por venir.

Cerca de las 11 p.m. del martes, el contingente policial regresó. Empezaron a caer las bombas lacrimógenas. El desalojo era inminente. En la vivienda vive Gladys Apaza, hermana del finado. Justamente, fue por defenderla de los maltratos policiales que Julio encontró la muerte. “Nos querían sacar. Mi hermano le reclamaba a la Policía y ellos estaban disparando. Lo balearon y lo golpearon. Ahí lo mataron”, dijo.

Según vecinos, el desalojo se debía a una deuda del padre Zenón Apaza por la compra de una coaster hace años. Se habla de US$ 1,800 en un principio, pero los intereses superaron los 5 mil dólares. La deuda pasó a la inmobiliaria y empezaron las advertencias. Llegó el desalojo. Lamentablemente, el final fue trágico.

Separan policías
Por la tarde, un comunicado de la Policía Nacional reportó que una turba conformada por 200 personas intentó reposicionarse violentamente en el inmueble, propiciándose enfrentamiento con el personal policial, con el saldo de un herido de bala.

La Policía informó de la separación temporal del coronel PNP jefe de la División Territorial 2, Tomás Chumacero; del coronel PNP jefe distrital de Independencia, Felipe Chang; y del comandante PNP jefe SOES de la División Territorial 2.

Gianfranco Gonzales F.
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD