Critican envío de loco de la Catedral a prisión

Gerson Urrutia Machuca (31), apodado el “Loco de la Catedral” fue trasladado ayer a la carceleta del Poder Judicial en medio de dos posiciones contrapuestas, una que defiende esa medida y la otra que considera que es inimputable y por lo tanto debe ser llevado a un centro especializado para enfermedades mentales.

| 19 marzo 2013 12:03 AM | Policial | 2.6k Lecturas
Critican envío de loco de la Catedral a prisión
Cae Banda que asaltaba en la Javier Prado.
Siquiatras opinaron que Gerson Urrutia debe ser llevado a hospital especializado y no a un penal.
2653

La jueza Fernanda Ayasta le abrió proceso penal por los delitos de coacción, disturbios, tenencia ilegal de armas de fuego y peligro común tras los sucesos ocurridos el último sábado durante la celebración de una boda en la Catedral de Lima.

Al respecto, el abogado penalista Mario Amoretti opinó que le parece correcta la decisión del Poder Judicial debido a que los magistrados no cuentan con un certificado sobre la salud mental de Urrutia a la hora de iniciar un proceso.

“El juez inicia el proceso con las pruebas que tiene a la mano y en este caso no cuenta con una pericia o examen que demuestre que padece de una enfermedad o es un enajenado mental”, afirmó Amoretti.

INIMPUTABLE
El siquiatra Víctor Alcazar, encargado del área de Tratamiento de Pacientes Inimputables del hospital Hermilio Valdizán, afirmó a LA PRIMERA que por lo expresado y escrito por Urrutia es muy posible que padezca de esquizofrenia paranoide, enfermedad que se caracteriza porque los pacientes escuchan voces o reciben mandatos.

“El paciente está completamente fuera de la realidad. Puede ser incluso una especie de esquizofrenia denominada mística que es aquella en la que él tiene mandatos relacionados a la religión. Debería ser declarado inimputable y ordenarse su tratamiento en un centro especializado”, afirmó Alcazar.

Manuel Saravia, director del Instituto Guestalt de Lima, afirmó que el Poder Judicial debe tener un filtro en estos casos para que no se envíe a prisión a pacientes esquizofrénicos donde su salud empeoraría.

“La esquizofrenia es una enfermedad crónica, irreversible y su tratamiento es con medicación. Estos pacientes pueden reinsertarse en la sociedad, en el trabajo pero pueden tener una crisis por problemas sentimentales, de trabajo o falta de medicación que los convierte en un peligro para ellos y su entorno. Su sitio es un centro especializado no un penal”, afirmó Saravia.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD