Confirman a “Yago” como asesino del cura

Las pericias criminalísticas determinaron que el autor material del crimen del sacerdote Linán Ruiz Morales (72) y de su asistente Albany Ananías Águila Ruiz (24) es Carlos Antonio Navarro Fernández (25), alias “Yago”, quien a pesar de las pruebas aún no confiesa el asesinato.

Por Diario La Primera | 11 set 2010 |    
Investigaciones confirman que Carlos Antonio Navarro (“Yago”) es el autor del asesinato del sacerdote.
Policía hizo pesquisa dactiloscópica que corroboró autoría del crimen contra el religioso y su asistente personal.

Más datos

DETALLE

De acuerdo a las pruebas de la Dirincri, Guardia dijo que las autoridades procesarían a Carlos Navarro Fernández por el delito de homicidio calificado, pese a que este aún insiste en declararse culpable. En los próximos días Yago será enviado a un penal de la capital.
El director de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri), general PNP César Guardia declaró que tras un examen dactiloscópico se confirmó que las huellas encontradas en el cáliz que se encontraba junto a la ropa dispersada del cura puertorriqueño, en el dormitorio de este, es la prueba criminalística contundente de que Yago es el asesino.

“Se ha comprobado que las huellas halladas en la escena del crimen, son las mismas huellas de Navarro. Eso prueba técnicamente y científicamente a la policía que él es el autor de este execrable hecho” indicó el director de la Dirincri.

Acerca de las primeras declaraciones que “Yago” hizo, indicando que el día del asesinato del clérigo y el asistente de este, él estaba en una fiesta en Cañete junto a su novia, y que por tal motivo, él no era el asesino, Guardia dijo que era totalmente falso. “Navarro ha tratado de distraer a la policía con una cuartada de mentiras, las mismas que hemos descubierto tras las investigaciones criminalísticas. Las fotos que el presenta como el día en que estuvo en la fiesta citan ser del día 25 de Agosto y no del 26, día del crimen. El miente”.

Hay testigo
Guardia Vásquez dijo, además de las pruebas incriminatorias sobre “Yago”, una testigo habría confirmado la presencia de Navarro en la iglesia San Francisco en el día del crimen. “Una testigo describió con lujos y detalles, en presencia de los representantes del Ministerio Público y del mismo imputado, que el día crimen, aproximadamente a las 11 de la noche, lo vio salir con las manos ensangrentadas y con manchas de sangre en la prenda que usaba” detalló el general Guardia.

Según el jefe de la Dirincri “Yago” aún no admite ser el asesino. “Cada vez que le preguntamos por que lo hizo, no nos da una respuesta coherente. Es más su abogado lo ha asesorado para que confiese su autoria en el asesinato, pero no niega” señaló César Guardia.

Sin embargo, la policía ha determinado que el móvil del crimen fue el robo, como lo hizo en un inicio, pero “aún no se puede determinar la cantidad de dinero robada”.

Sobre el hallazgo de una mancha de sangre en el dormitorio del cura, la cual no seria del clérigo ni del asesino, y que demostrarían que Carlos Navarro tuvo un cómplice, el jefe de la Dirincri dijo que “todavía se ha podido precisar de quien es la sangre, pero que las investigaciones nos indicarían que hubieron dos personas en la escena del crimen”.

Yossy Honorio

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.