Condenan a peruano a morir en la horca

Su peor pesadilla, de la cual habló en las últimas semanas, se le cumplió al peruano Reyes Amasifuén, quien luego de un largo proceso fue condenado a morir en la horca por un tribunal de Kuala Lumpur, al ser hallado culpable de tráfico de cocaína, delito que en dicho país se castiga con la pena capital.

Por Diario La Primera | 31 ene 2009 |    
Condenan a peruano a morir en la horca
Intentarían apelar ante el Rey de Malasia.
Justicia de Malasia encontró culpable a peruano y lo sentencia a pena capital, por tráfico de drogas.

Más datos

TENTACIÓN

Las redes del narcotráfico ofrecen hasta 10 mil dólares a los peruanos para que transporten droga. La legislación de Malasia establece la pena capital para toda persona que esté en posesión de más de 15 gramos de heroína o cocaína, de 1.000 gramos de opio o 200 gramos de cannabis. En Malasia han sido ajusticiadas 229 personas durante las últimas tres décadas por el delito de tráfico de droga.

Voceros de la embajada de Perú en Malasia confirmaron la sentencia a Amasifuén Tello, aunque los abogados de reo recurrirán en el Tribunal de Apelaciones contra el fallo en los próximos días. El siguiente paso, de no hallar éxito, será ir hasta el Tribunal Supremo.

“Esperábamos que la sentencia fuera menos desfavorable, es una situación difícil", señalaron en la embajada, agregando que es la primera condena a un peruano a la pena capital. Cabe recordar que estos casos tienen un precedente jurídico justamente con el casod e otro peruano, quien se salvó de la pena máxima porque su abogado demostró que la droga no tenía como destino Malasia sino que este país era sólo un punto de paso a otra nación.

Terror entre otros condenados
Otros cinco peruanos, acusados del mismo delito de narcotráfico, esperan ser juzgados este año: tres en febrero, uno en mayo y el último en junio. Reyes Amasifuén fue capturado el 15 de mayo del 2007 en el centro de Kuala Lumpur. Para entonces, ya había logrado pasar el control de aduanas del aeropuerto. Llevaba en el estómago 1.114 gramos de cocaína repartidos en 116 cápsulas. Pero el fiscal no lograba demostrar la figura de narcotráfico porque Reyes no entregó la droga en territorio malasio. El connacional no tuvo contacto con nadie, a excepción de los funcionarios de inmigración, el personal de servicio de taxi y el conductor que lo llevó del aeropuerto hasta el centro de la capital donde fue capturado.

Pero esta salida no convenció a los jueces que ayer dictaron la pena de morir ahorcado.

Los abogados de, peruano, Tania Scivetti Sandu y Tharamjit Singh, luchan por cambiar la tipificación del delito.

En recientes entrevistas que diera el hoy condenado y otros peruanos, Reyes Amasifuén señalaba que tenía temor de ser hallado culpable pues esa era la tendencia en los últimos procesos a personas de otros países acusadas del mismo delito. Sus familiares cercanos viajaron a Malasia para tratar de ayudarlo, pero hasta ahora los resultados son negativos. Una vez dictada sentencia, los recursos y apelaciones a nuevas instancias pueden alargar el proceso unos dos años.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.