¡Cárcel al agente asesino!

El último adiós. En el asentamiento humano Las Lomas de Ventanilla, altura del kilómetro 39 de la Panamericana Norte, los pobladores no olvidarán a Luis Daniel Moscoso Celaya (15), “aquel chico honrado al que siempre le gustó el deporte”. Su padre, Jesús Modesto, pidió cárcel para el agente. “Que le caiga todo el peso de la ley al asesino”, dijo al recordar que su hijo sólo era un muchacho jugando fulbito con sus amigos, preparándose para las olimpiadas de su colegio. “¿Qué cable van a robar si son cables eléctricos a 30 metros de altura?”, mencionó, sobre la excusa esgrimida tras su muerte.

Por Diario La Primera | 03 set 2008 |    
¡Cárcel al agente asesino!
(1) Familiares le rindieron el último adiós a Luis. Ahora esperan sanción dura para el agente Alarcón. (2) Jesús no olvidará el espíritu deportivo de su hijo y rechaza que se diga que era un ladrón.
Entierran a joven muerto por balazo de agente del Inpe. Familiares exigen justicia y pensaron que hubo tráfico de órganos en la Morgue, pero luego fue desmentido.

Más datos

ERRORES

Para el jefe del Inpe, Leonardo Caparrós, el incidente constituye una serie de errores por parte del agente penitenciario, pues no supo cómo actuar ante la sospecha de un intento de robo y desencadenó una tragedia. “Supongamos que los jóvenes que estaban cerca al penal junto con el adolescente que murió, hubieran sido robacables, se debió comunicar a la Policía o salir sin armas”, remarcó.

Y así en medio de conmovedoras escenas de dolor y exigencias de justicia, el cuerpo del joven asesinado por el ex jefe de la División de Seguridad del Penal de Piedras Gordas, Jaime Alarcón, el viernes en las inmediaciones del penal, fue sepultado en el cementerio Jardines del Recuerdo en Puente Piedra. Muchos vecinos de Luis Daniel afirman que “hay testigos cerca del penal quienes habrían visto al agente consumiendo bebidas alcohólicas. Al creer que estaban robando, disparó a matar”.

Denunciado por homicidio
Desde la Tercera Fiscalía Provincial Mixta de Puente Piedra, la fiscal Elizabeth Parco denunció a Alarcón por homicidio simple. Según la fiscal, el acusado reiteró que sus disparos fueron con fines disuasivos. Sin embargo, por este delito, según el artículo 106 del Código Penal, se le condena a una pena de entre 6 y 20 años de prisión.

Mientras el Ministerio de Justicia corrió con los gastos del sepelio, el Inpe anunció que entregará una reparación civil a la familia del menor. Para la vecina María Maico “se tuvo que paralizar la Panamericana Norte para que las autoridades hagan caso a nuestros pedidos. Esta familia es humilde, se sustentan vendiendo pan y teníamos que ayudarlos”.

Se pensó en tráfico de órganos
Horas antes del sepelio, Herlinda Celaya, la madre de Luis, se llevó tremenda sorpresa en la Morgue de Lima. Al recoger el cuerpo de su hijo pudo observar que uno de sus ojos no estaba, y se creyó además que le habrían sacado el corazón. La familia lo denunció y esta noticia remeció al Instituto de Medicina Legal (IML). ¿Tráfico de órganos en la Morgue?

El propio director del IML, Gino Dávila, en compañía del fiscal provincial de Lima Norte, Alejandro Reyes, acudieron al hogar de la familia Moscoso para aclarar el tema. Los médicos abrieron las suturas del cuerpo y precisaron que los órganos del tórax y el corazón se encontraban en su sitio. Según Dávila, es posible que los familiares pensaran que al cuerpo le faltaban órganos porque éstos ya no se encuentran en el estado de una persona normal debido a que el joven murió hace cinco días. “Por ejemplo, el globo ocular por los días de fallecido comienza a tornarse opaco y a deshidratarse”, sostuvo.

“Hay irresponsabilidad al usar armas”
El ex presidente del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe), Wilfredo Pedraza, manifestó a LA PRIMERA que “el uso de armas de fuego tiene reglas sobre todo para los policías, militares y agentes del Inpe, sólo se pueden utilizar si hay un peligro mortal para los efectivos o si hay una tercera persona en riesgo. Tiene que quedar claro que no se puede disparar a matar ni siquiera en fuga de reos o por intentos de robo”.

Según fuentes policiales, el autor del disparo, Jaime Alarcón, no tenía licencia para portar armas evidenciando que el problema entre los agentes del Inpe es especialmente por la poca capacitación que tienen para usarlas. Para Pedraza “con la muerte del menor quedó demostrado la falta de capacidad de los agentes penitenciarios para utilizar armas. Los custodios de penales no saben en qué momento usarlas y se exceden”.

Gianfranco Gonzales F.
Redacción


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.