Cae depravado con una menor

El ciudadano norteamericano James Limled Zoe (61) fue acusado de haber abusado sexualmente de varias menores, en la capital, según una vecina del hotel Acosta House, hospedaje donde el extranjero estaba alojado y habría perpetrado los ataques a una niña de apenas siete años de edad. Ayer en la madrugada el estadounidense fue detenido por la policía de la comisaría Miraflores.

Por Diario La Primera | 01 oct 2010 |    
Cae depravado con una menor
Hostal fue escenario de múltiples abusos a menores.
James Limled Zoe, ciudadano norteamericano, fue detenido cuando iba a violar a niña de siete años.

Más datos

DETALLE

Los agentes policiales también intervinieron a Beatriz Fiesta Bobadilla, una vendedora de caramelos del parque Kennedy, quien sería el nexo entre las menores y el acusado. El norteamericano fue trasladado a la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri) de Miraflores, donde fue interrogado, pues se sospecha que estaría involucrado en una red de pornografía infantil.
La vecina que denunció el hecho, identificada sólo como “Sonia”, relató a las autoridades que la pequeña de siete años no sería la primera víctima de las desviaciones sexuales del extranjero, pues anteriormente también hizo entrar a su habitación a niñas y adolescentes.

“La primera vez que me pude percatar que entraba una criatura fue hace dos meses, pero fue en la mañana y no pensé nada malo. La segunda vez fue a la medianoche y era una pequeña de 4 ó 5 años. Me acerqué a preguntarle qué hacía en la puerta del hostal a esa hora y me dijo que este sujeto le daba una propina”, relató la mujer.

Cansada de los daños que le causaba el hombre a las pequeñas, Sonia decidió acudir a las autoridades y denunció el hecho. “Un hombre decente no mete niñas a su habitación. Si tiene algo que hacer con una niña que sea con la puerta abierta y la luz prendida”, añadió.

Al detener al sujeto, la policía halló en su habitación a la pequeña, quien al ser consultada qué hacía en la habitación de Limled, ésta narró que le tocó en sus zonas genitales. Sonia también ingresó a la habitación y contó que: “a la hora que la policía entró me pidió apoyo porque soy mujer, la criatura estaba en shock. Tenía un olor en sus manitos, ustedes saben a lo que me refiero (semen)”.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.