Amenazas contra caso Fefer eran continuas

Las amenazas contra la empresaria de origen judío Myriam Fefer Salleres eran una constante según coincidieron el administrador de un hotel de su propiedad y su mayordomo, quienes asistieron ayer a una de las últimas diligencias en este proceso tras haber sido asesinada en agosto de 2006.

Por Diario La Primera | 16 ago 2012 |    
Amenazas contra caso Fefer eran continuas
Abogado de Eva pidió que investiguen amenazas a empresaria.
Mayordomo y administrador relataron las amenazas que sufrió la empresaria. Perito de la Policía indicó que puerta posterior de la casa tuvo que ser abierta por dentro.

Según Simeón Huarcaya Cancho, mayordomo de la familia y quien fue el primero en ver el cadáver de la empresaria en su habitación, pocos meses antes de su muerte encontró un papel escrito con tinta roja dirigido a Fefer Salleres, el cual le entregó sin leerlo. “Era una hoja escrita con tinta roja pero no lo leí. Por la expresión de la señora era una amenaza, ella solo me dijo mira lo que me escriben”.

El empleado indicó que la noche del 14 de agosto de 2006, víspera del crimen, cerró todas las puertas, se percató que estuvieran con candado y apagó las luces de la cochera y de la cocina tal como se acostumbraba en la casa.

Además refirió que las llaves de la casa las dejaba en un cajón dentro de la cocina pero que todos los que vivían allí conocían de su ubicación. Detalló que en la mañana del 15 de agosto, fue al cuarto de la víctima y vio su cuerpo tendido en el piso, boca abajo y con restos de un vaso de vidrio en el piso pero le llamó la atención que tanto la laptop y el celular de la empresaria no estaban en su cuarto.

Por su parte, Jorge Luis Seminario Casas, administrador del hotel “Anauco” (de propiedad de Myriam Fefer), ubicado en Santa Anita, contó que en una ocasión Myriam Fefer lo llamó por teléfono al hotel estando muy alterada y le pidió que fuera a su casa. “La señora Myriam me llamó mientras estaba llorando y me dijo que la había llamado un tal Gutiérrez y la había insultado porque quería quitarle el local de la avenida Néstor Gambetta del Callao”.

En tanto, el perito Ingeniero Químico de la Policía, Sonia Marallano Carvallo, afirmó que al revisar los ambientes de la vivienda de la calle Paul Harris, encontró que el candado de la puerta de acceso al jardín posterior estaba abierto por lo que tuvo que ser abierto por dentro.


Alejandro Arteaga
Redacción


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.